Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El sexo y otras cinco desafortunadas alergias que tienen muy pocas personas

Ilustración para el artículo titulado
Foto: CLEMENT MAHOUDEAU (Getty Images)

Todo el mundo sabe que puede ser alérgico a cosas como los cacahuetes, las abejas o los gatos. Para las personas con tales alergias, a menudo pueden pasar la vida con relativa seguridad simplemente evitando sus desencadenantes. Pero algunas personas desafortunadas tienen alergias raras a cosas que son casi imposibles de evitar, como el agua y la luz solar. Estos son algunos de los desencadenantes más extraños que se sabe que llevan al sistema inmunológico a un frenesí inútil.

Advertisement

Agua

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Roger McLassus/Wikimedia Commons
Advertisement

En 2016, la BBC detalló la trágica historia de Rachel Warwick, una mujer que ni siquiera podía sudar sin desarrollar ronchas rojas en la piel. Warwick es una de las pocas personas en el mundo que se sabe que tiene algo llamado urticaria acuagénica. Aunque su cuerpo no reacciona de forma exagerada al agua almacenada dentro de sus células, el contacto de la piel con cualquier fuente exterior de agua, sin importar la temperatura o lo destilada que esté, puede causar una sensación intensamente dolorosa y de picazón que dura horas. Los científicos no saben mucho acerca de por qué o cómo ocurre esta rara condición, aunque se sabe que afecta más a las mujeres que a los hombres y los síntomas tienden a aparecer en la pubertad.

Vibraciones

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Getty (Getty Images)
Advertisement

Hay personas que desarrollan urticaria después de experimentar vibraciones en la piel. Aparte de la urticaria, quienes padecen esta picazón vibratoria pueden experimentar enrojecimiento, dolores de cabeza y un sabor metálico en la boca después de la exposición. Aunque estos síntomas solo duran hasta una hora, las personas pueden experimentar múltiples episodios al día. Los desencadenantes pueden incluir frotarse la piel con una toalla, andar en bicicleta o incluso aplaudir. A diferencia de la urticaria acuagénica, los investigadores han podido descubrir una mutación hereditaria que explica al menos algunos casos.

El frío

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Psy guy/Wikimedia Commons (Fair Use)
Advertisement

Las bajas temperaturas pueden ser otra causa de un trastorno inmunológico. Recientemente informamos sobre un hombre de 37 años que estuvo a punto de morir de anafilaxia después de salir de una ducha caliente. Los médicos creen que el episodio fue provocado por su repentina exposición al aire frío en el baño, una versión severa de la urticaria que había comenzado a experimentar cuando se mudó al frío Colorado desde la tropical Micronesia. Algunos casos de esta alergia pueden explicarse por una mutación rara que se transmite de padres a hijos, pero la mayoría permanece sin explicación.

Carne

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Koichi Kamoshida (Getty Images)
Advertisement

Un número creciente, pero aún pequeño, de personas en Estados Unidos ha desarrollado alergia a la carne roja. A diferencia de otras alergias, la causa de esta nueva aversión parece ser transmisible: el resultado de una picadura de la garrapata Lone Star. La alergia no es a la carne roja en sí, sino a un azúcar que se encuentra en los músculos de la mayoría de los mamíferos (pero no en los humanos) llamado alfa-gal. De alguna manera, la picadura de la garrapata sensibiliza el sistema inmunológico de una persona para que reaccione de forma exagerada al alfa-gal, como lo hace en una persona alérgica al maní, por ejemplo. A diferencia de muchas alergias alimentarias “clásicas” (en las que una exposición a los cacahuetes conduce rápidamente a síntomas en cuestión de minutos, por ejemplo), los síntomas de una alergia a la carne pueden tardar horas en aparecer.

Luz del sol

Ilustración para el artículo titulado
Foto: CLEMENT MAHOUDEAU (Getty Images)
Advertisement

Otra forma de urticaria física puede ser causada por la luz solar, conocida como urticaria solar. Las personas con esta afección desarrollan marcadas ronchas rojas a los pocos minutos de la exposición al sol, independientemente de la temperatura exterior. Esto contrasta con el sarpullido por calor, una condición comúnmente mal atribuida causada por los conductos sudoríparos que se han obstruido. Otros tipos de urticaria física tienden a implicar una reacción exagerada de ciertas células inmunes a un estímulo como el frío o la vibración, pero la urticaria solar puede ser causada cuando se crean sustancias químicas fotosensibles en el cuerpo en respuesta a la radiación UV, que de alguna manera desencadenan una respuesta de anticuerpos injustificada.

Sexo

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Chris Jackson (Getty Images)
Advertisement

Quizás estés pensando que se trata de una alergia al látex, un material común que se usa en los condones. Pero en realidad se trata de una condición aún más extraña: las personas que desarrollan una reacción inmune exagerada al semen. Conocido como alergia al semen o hipersensibilidad al plasma seminal, el culpable probablemente se deba a las proteínas del semen, no a los espermatozoides en sí. La afección se puede controlar manteniendo relaciones sexuales protegidas. Pero en al menos un estudio de caso, los médicos parecieron desensibilizar la reacción de la mujer al exponer primero su vagina al semen de su pareja y luego recetarle una dosis regular de sexo a la pareja cada 48 horas.

Share This Story

Get our newsletter