Un cañón de vórtices es un sencillo juguete científico que dispara lo que su nombre indica: vórtices de aire con forma toroidal (de dónut). A pequeña escala puede mover papeles y objetos pequeños o apagar una vela. En la República Checa han decidido fabricar uno de tres metros de diámetro y casi cinco de longitud.

La mecánica es la misma. El cañón consiste en un cilindro de diámetro levemente irregular con una membrana que se puede estirar y soltar de forma súbita para empujar el aire en su interior. A pequeña escala, hasta un niño puede estirar esta membrana. En el modelo de cinco metros es necesaria la colaboración de varios adultos tirando de una cuerda.

Advertisement

El cañón de vórtices más grande jamás construido está muy lejos de ser un arma peligrosa a menos que por peligroso entendamos tirar cajas de cartón vacías a la cabeza de alguien. En eso el invento es una auténtica máquina de asalto capaz de derribar muros de cajas a una distancia de hasta 100 metros. [YouTube vía Likecool]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Sponsored