El CERN explica por qué cierra el Gran Colisionador de Hadrones por dos añosS

Hace unas semanas te contamos por aquí la decisión del CERN de cerrar ese gigantesco invento, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC). Básicamente, tiene que revisar todas y cada una de sus piezas y reparar alguna para que vuelva a su máxima potencia. Para aclarar los motivos exactos, el CERN ha publicado un fantástico vídeo (debajo) en el que explica, paso a paso, por qué ha tomado la decisión. Está en inglés, pero es fácil de seguir y ayuda a entender un poco mejor cómo funciona una de las grandes maravillas de la ingeniería jamás construida.

Crear el LHC no ha salido barato: ha costado unos 3.000 millones de euros. El acelerador se diseñó para funcionar con una energía total de 14 TeV (teraelectronvoltio), 7 TeV por cada haz de protones que se emplea en la colisión (el LHC permite detectar partículas subatómicas chocando dos protones a una velocidad muy cercana a la de la luz).

Al poco tiempo de su construcción, sin embargo, los científicos observaron que algunos componentes defectuosos impedirían alcanzar ese nivel de energía. El choque del pasado año, de hecho, se desarrolló a 8 TeV en total (4 TeV por haz), el máximo que puede alcanzarse en su configuración actual.

Estos dos años de mantenimiento permitirán que en 2015 el CERN pueda realizar pruebas de colisión a la máxima capacidad teórica de la máquina. Todo esto, explicado a la perfección, en el vídeo debajo. [CERN]