Senador Jeff Flake, quien presentó la ley en el Senado la semana pasad. (Foto: Getty Images)

La cámara de Representantes de los Estados Unidos votó para revocar leyes que evitan que las compañías proveedoras de Internet (ISP) vendan los datos e historial de navegación de sus usuarios sin consentimiento. El Senado ya había aprobado estos cambios la semana pasada, lo que quiere decir que lo único que queda para impedir que vendan tus datos de navegación es una firma del presidente Trump, y la Casa Blanca ya ha dado pistas de que va a firmar.

Estas normativas obligaban a los ISP a obtener el consentimiento explícito de los usuarios antes de vender sus datos confidenciales (incluyendo su historial de navegación y el registro de uso de sus aplicaciones). Las leyes todavía no habían comenzado a aplicarse y aún así a inicios de marzo el director de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), Ajit Pai, evitó que las autoridades comenzaran a obligar a los ISP a que protegieran los datos de sus usuarios.

Sin estas normativas, “no existirá ningún tipo de protección federal para los consumidores en lo que concierne a cómo su ISP utiliza sus datos sensibles”, comentó Dallas Harris a Gizmodo, miembro del grupo en pro de la privacidad Public Knowledge. Actualmente, los consumidores pueden optar por no permitir que su ISP venda sus datos, pero sin estas leyes será mucho más difícil sancionar a las compañías que lo hagan. Eric Null, consejero en el Instituto de Tecnología Abierta, dijo a Gizmodo que es “muy poco probable” que la FCC aplique algún tipo de sanción a alguna compañía después de esto.

Advertisement

Las leyes fueron revocadas gracias al Acta de Revisión del Congreso, la cual solo había sido utilizada una vez antes de la administración de Trump, pero desde enero se ha implementado siete veces. Básicamente, esto significa que la FCC no puede emitir reglas “sustancialmente similares” en el futuro.

Gigi Sohn, quien fue consejera del exdirector de la FCC Tom Wheeler, dijo a Gizmodo que no está segura de que esto signifique que la FCC no podrá crear reglas como estas en el futuro. Lo que sí tiene claro es que los ISP esperan que esta resolución disminuya el poder de la FCC para crear nuevas regulaciones durante los próximos años.

¿Qué significa esto para los consumidores? Según Harris, “tendrán que tomar su privacidad mucho más en serio”, lo que significa que “debes acceder ahora mismo a la página web de tu proveedor de Internet y optar, de forma manual, por no permitir que usen tus datos privados”. También recomienda que comiences a usar un VPN (red privada que desvía todo el tráfico de tu conexión a través de varios servidores), aunque debes elegir con cuidado para evitar usar uno que también pueda vender tus datos.

Como señaló la Electronic Frontier Foundation, también existen implicaciones en cuanto a la seguridad: si los ISP se proponen a vender datos de usuarios “quiere decir que tendrán que almacenar datos mucho más sensibles, lo que podría convertirse en algo de interés para los hackers”.

Sponsored

Incluso si venden los datos como anónimos a anunciantes y otros interesados antes de poder hacerlo tendrán que recolectarlos, y estamos hablando de compañías que no han sabido proteger datos de sus usuarios en el pasado. En el 2015, por ejemplo, Comcast pagó 33 millones de dólares de multa por accidentalmente haber liberado información de usuarios que habían pagado para mantener sus números telefónicos privados, incluyendo víctimas de violencia doméstica.

El hecho de que no haya casi competencia de proveedores de banda ancha dificulta las cosas para los usuarios. Más de la mitad de los estadounidenses solo cuentan con una alternativa (o ninguna) de proveedor de internet, lo que quiere decir que si no te gustan las políticas de tu ISP no podrás hacer nada al respecto, y tu proveedor lo sabe. Es muy poco probable que estas compañías vayan a rechazar negocios millonarios por proteger la privacidad de los consumidores, especialmente cuando saben que los usuarios no pueden hacer mucho al respecto.

Advertisement

Después de que el Senado aprobara los cambios la semana pasada, las nuevas normas fueron criticadas por varios grupos en pro de la defensa de la privacidad y el internet abierto, incluyendo el Centro para la Democracia y la Tecnología. En los últimos minutos antes de la votación, también vimos a muchos grupos intentando llevar el mensaje al público para que se manifestaran en contra, incluyendo figuras públicas como la actriz Alyssa Milano:

Mientras tanto, grupos que representan a los proveedores de internet y las compañías de tecnología aplaudieron esta reforma.

La semana pasada la Asociación de Tecnología para el Consumidor, la cual representa a compañías como Facebook, Apple y Twitter, dijo que la regulación “amenaza con socavar la innovación y la competencia en el ecosistema de Internet” (algo que, según Gigi Sohn, suelen decir cuando se aprueba una ley que no les gusta).

Las críticas que aseguran que las nuevas leyes son inconsistentes con el marco de la privacidad de la Comisión Federal de Comercio (FTC) son estúpidas, debido a que no son más que un truco para intentar esconder lo que realmente quieren los ISP: normativas débiles.

Advertisement

Advertisement

Afortunadamente, no todo está perdido. Tu ISP todavía debe permitirte que optes por no vender tus datos, así que puedes llamarlos o acceder a su página web para averiguar cómo hacerlo. No obstante, las nuevas regulaciones son devastadoras para la privacidad en general. Los consumidores pudimos haber tenido un mayor control sobre nuestra privacidad, tus datos pudieron estar a salvo. Pero el Congreso decidió perjudicar a todo aquel que no sea dueño de una compañía de Internet o agencia publicitaria.

No existe una verdadera justificación para esto, ni está en el interés del público. Esto solo se llevó a cabo con el propósito de beneficiar a personas con mucho dinero y compañías poderosas.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.