Evolución del río Yangtsé tras la construcción de la masiva presa de las tres gargantas. Foto: NASA

No es la primera vez que vemos fotos de paisajes antes y después del cambio climático, pero a veces es difícil percibir la causa. La NASA ha publicado varias fotos nuevas que no hablan de cambio climático. Hablan de destrucción pura y dura atribuible a la actividad de los seres humanos.

Las fotos de satélite muestran diversas zonas del planeta. Algunas han cambiado en un plazo de 40 años. En otras, la degradación es cuestión de apenas unos meses. Sea como sea, las imágenes son una prueba más de que hace falta una forma de gestionar los recursos completamente nueva.

Advertisement

Advertisement

En los enlaces de cada título tenéis la versión interactiva y a resolución completa de cada imagen. En la web Images of Change de la NASA hay muchas más.

Expansión urbana de Nueva Dheli, India

La ciudad de Nueva Dheli es la segunda más populosa del mundo solo por detrás de Tokio. En las últimas décadas ha pasado de 9 millones de habitantes a 25, pero el proceso no ha sido para nada ordenado. Sin que nadie urbanice los nuevos barrios, se han convertido en suburbios que han devorado toda las zonas verdes a su alrededor.

Gran lago de Salt Lake City, Utah

En 1985, las abundantes nieves llenaron a rebosar el lago próximo a Salt Lake City. 20 años después, la sequía y el consumo de la ciudad cercana lo ha reducido a una pálida sombra de lo que fue.

Bosques de Baban Rafi, Nigeria

La deforestación causada por la quema de bosques para ganar terreno para agricultura prácticamente ha pelado esta región de Nigeria. La población de la zona se ha cuadruplicado en los últimos 40 años.

Lago Urmia, Irán

En solo tres meses, el lago Urmia ha cambiado completamente de color. La causa está en el crecimiento descontrolado de algas y bacterias producido por el aumento de la temperatura y la salinidad del agua. Aunque suele suceder en verano, la pérdida del 70% de su superficie en los últimos 14 años no ayuda.

Lago Owens, California

El acueducto que alimenta a la cercana Los Ángeles, unido a la contaminación y al polvo de la sequía han convertido este lago californiano en una pálida sombra de lo que era. [vía Images of Change]