El MIT acaba de publicar un vídeo en el que muestra las mejoras hechas a su prototipo de guepardo-robot. El proyecto original comenzó en 2009. En 2012 ya pudimos ver sus primeros pasitos, y ahora tenemos al MIT Cheetah corriendo a una respetable velocidad de 22 kilómetros por hora. No es el único guepardo. La compañía Boston Dynamics ha desarrollado otro que ya corre al doble de esa velocidad.

¿Cual es la clave entonces del guepardo del MIT? Pues ni más ni menos que la eficiencia energética. El guepardo de Boston Dynamics (sobre estas líneas) utiliza motores hidráulicos que consumen mucha energía. El prototipo del MIT utiliza un motor eléctrico que regenera parte de su energía como hacen algunos motores híbridos. Esto acerca su coste de transporte al de su equivalente animal con manchas y pelos.

Advertisement

El vídeo no deja de ser un hito, aunque hay que hacer constar que tanto el guepardo del MIT como el de Boston Dynamics hacen trampas. Ambos robots necesitan estar sujetos longitudinalmente para no caer cuando corren. El sistema de equilibrio ya es algo para futuras fases de investigación [MIT Vía IIEE Spectrum]