Es uno de esos vídeos que verías una y otra vez. Probablemente cae de pie solo una vez de cada 100, justo la que nos enseñan, pero da igual, es igual de increíble que lo consiga. Y hasta las manos elevadas, que es su posición natural, parecen de victoria. Puedes ver el vídeo completo o ir directamente al minuto 1:03 para ver el salto mortal. Y toda la galería del robot-gimnasta por aquí. Algún día los venderán como juguetes. [vía IEEE]