El último proyecto del prestigioso arquitecto Norman Foster no es de este mundo, literalmente. Se trata de un habitat permanente para acoger a los primeros astronautas que visiten Marte. Para ser un concepto, no solo es ingenioso. También parece realizable con la tecnología actual.

El habitat tiene una superficie de 93 metros cuadrados y en él pueden vivir y trabajar con comodidad cuatro astronautas. La idea de Foster + Partners es construir un habitat a partir de los materiales del propio planeta rojo, y para ello ha concebido un plan en varias fases cuya construcción corre a cargo de robots semiautónomos enviados a Marte mucho antes de que los primeros astronautas pisen el planeta.

En la primera fase, un grupo de robots excavarían un crater de paredes suaves y 1,5 metros de altura que formará los cimientos de la estructura. El cráter acogerá varios módulos poligonales que irán llegando al planeta en sucesivos lanzamientos y que pueden ser movidos hasta su emplazamiento definitivo por los propios robots excavadores.

La segunda fase contempla el lanzamiento de unos robots equipados con “sopletes” de microondas. La idea es cubrir los módulos con una capa que los proteja de la radiación y las bajas temperaturas marcianas. Para ello se utilizaría el propio regolito (el povo mineral que compone el suelo marciano) como material, utilizando técnicas aditivas para crear la cúpula. Sería, básicamente, como imprimir en 3D con los minerales marcianos.

El resultado sería un sólido conjunto de cúpulas de mineral bajo el que estaría el propio habitat. nuevos cráteres junto al principal permitirán ampliar la base en caso necesario. Todo el proceso de construcción costaría en torno a los 2,25 millones de dólares.

30 finalistas para colonizar Marte

La propuesta de Norman Foster es solo una entre los 30 finalistas que participan en 3D Printed Habitat Challengue, un concurso puesto en marcha por la NASA que busca precisamente elegir la mejor idea para fabricar un habitat para la primera misión tripulada a Marte. Estas son algunas de ellas:

Team: Ice House

Una propuesta curiosa, aunque arriesgada en apariencia: aprovechar las bajas temperaturas de Marte para imprimir con materiales que formen una cúpula translúcida de hielo.

Team: PARALLAX

Un diseño circular con tres ejes preparado para ampliarse las veces que sea necesario. Los materiales impresos en 3D no cubren toda la estructura, sino que actúan como refuerzo.

Team: LavaHIVE

Aparte de los materiales impresos en 3D, este proyecto apuesta por reciclar materiales como los escudos térmicos de los módulos de descenso.

Team GAMMA

La idea es similar a la de Foser, un edificio impreso en regolito por robots que recubre un habitat hinchable. El proyecto no contempla cimientos ni detalla el proceso.

Team MASS

Un módulo sobre ruedas es el punto de partida de un habitat fabricado con regolito fundido mediante láser por un ejército de pequeños robots

Todas las propuestas se basan en el uso de impresión 3D y materiales del propio planeta Rojo. La descripción de los 30 finalistas se encuentra en el Tumblr del concurso y no, no hay ninguna propuesta de Calatrava. [NASA 3D Printed Habitat Challengue vía Dezeen]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)