Las conexiones Bluetooth y WiFi son muy útiles, pero no son la manera ideal de transferir grandes cantidades de datos de forma rápida. Para eso seguimos atados a los cables de siempre. Una startup llamada Keyssa trabaja en Kiss, un nuevo tipo de conexión inalámbrica capaz de alcanzar velocidades de hasta 6Gbps, o sea una película de 1GB en apenas dos segundos.

Según las especificaciones, la velocidad de transferencia de datos de un USB 3.0 actual, por establecer una referencia, es de 5Gbps. La velocidad básica del estándar WiFi ac es de 1Gbps sobre la banda de 5Ghz. En el caso de Kiss, se trata de un estándar basado en un pequeño componente del tamaño aproximado de un grano de café. El enlace funciona sobre la banda de frecuencia de 60GHz, y a distancias muy cortas. En otras palabras, los dispositivos tienen que estar prácticamente pegados, como en el NFC.

Incluso con este inconveniente, la idea de librarnos de cables USB y poder transferir archivos con tan solo posar, por ejemplo, el móvil sobre un laptop es realmente atractiva. Keyssa asegura que Kiss consume menos energía que los enlaces Bluetooth y WiFi actuales. De momento, no hay planes claros de implantación para esta prometedora tecnología, pero entre las empresas que financian el proyecto está Intel, Dolby y Samsung, así que muy bien podríamos verla pronto. [Keyssa vía MIT Technology Review]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)