Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Preguntamos a cinco paleontólogos cómo serán los animales del futuro

Ilustración para el artículo titulado
Ilustración: Jim Cooke (Gizmodo)

Es poco ortodoxo pedir a los que pasan sus vidas estudiando el pasado que pronostiquen el futuro. Pero estos paleontólogos estuvieron encantados de asumir nuestra tarea: ¿podrían aplicar lo que saben sobre como la vida ha cambiado con el tiempo para adivinar qué nuevas especies aparecerán dentro de millones de años?

Advertisement

El objetivo no es predecir el futuro con precisión. Queremos comprender qué procesos formaron la vida en la Tierra en el pasado y cómo esos mismos factores podrían cambiar la vida en el futuro.

Uno de los científicos que entrevistamos menciona explícitamente la interconexión de todas las especies del planeta. Si tiramos de esa cuerda, veremos que hoy nada existe por accidente. Todo lo que sabemos ahora es resultado de todo lo que nos precedió. Es un ejercicio mental asombroso: tratar de captar los eones de cambio y evolución que han traído a la Tierra a este punto. La pregunta es: ¿qué viene después?

Advertisement

Stephanie Drumheller, paleontóloga del departamento de Ciencias Planetarias y de la Tierra de la Universidad de Tennessee:

Los caimanes y los cocodrilos tienen fama de ser “fósiles vivos” que “no han cambiado desde la época de los dinosaurios”. Este giro particular de la frase es una excelente forma de hacer que los paleontólogos especializados en cocodrilos se enfurezcan, porque en realidad no se necesita mucha excavación para encontrar muchas rarezas divertidas en el árbol genealógico del cocodrilo. Ha habido cocodrilos totalmente marinos con aletas, y cocodrilos totalmente terrestres con patas largas capaces de correr. Ha habido cocodrilos omnívoros y herbívoros, con dientes extravagantes y especializados, y pequeñas y débiles mandíbulas. Ha habido cocodrilos fuertemente blindados, cocodrilos con cabezas anchas y planas y pequeños dientes como pinzas, cocodrilos pequeños, cocodrilos gigantes, todo tipo de cosas raras. Si retrocedes lo suficiente en el árbol genealógico, incluso encontrarás parientes de cocodrilos distantes que caminaron con dos patas y se parecían a algunos dinosaurios.

Lo que impulsa la idea de que los cocodrilos no cambian es que estamos viendo un momento bajo en su diversidad, y los cocodrilos vivos con variaciones del mismo depredador basado en emboscadas semiacuáticas, con las que pretenden ser un tronco hasta que saltan y sorprenden a sus presas. Los fósiles de parientes de los cocodrilos también desempeñaron esos roles en sus ecosistemas desde la era de los dinosaurios, pero definitivamente no fue el único nicho que ocuparon.

Podemos ver cómo la diversidad de los cocodrilos cambió a través del tiempo geológico y cartografiar junto al clima para comprender por qué vemos cocodrilos más diversos en algunos periodos y cocodrilos menos diversos en otros. En el sentido más amplio, cuando el clima se calienta, los cocodrilos parecen extenderse y diversificarse. Encontramos fósiles de cocodrilo en latitudes realmente altas cuando el paleoclima era cálido. Cuando se enfría, estos linajes mueren y los supervivientes se concentran en regiones más cálidas. Geológicamente hablando, acabamos de salir de un periodo glacial, por lo que estamos viendo una diversidad moderna que acaba de pasar por un periodo difícil.

Es complicado predecir lo que podría suceder en el futuro, pero puede ser divertido especular. Una de las cosas interesantes sobre los cocodrilos es que toda esa extraña diversidad que mencioné no está súper restringida en el árbol genealógico. Con eso quiero decir que no hay una sola rama del árbol genealógico con todos los cocodrilos marinos, o una rama con los omnívoros, o una rama de los que tenían cabezas como tablas de surf. Aparecen en todas partes. Por lo tanto, los cocodrilos son bastante adaptables, y a veces se mudan a roles ecológicos que no esperarías, especialmente si tu base de comparación son solo los supervivientes modernos.

En un futuro lejano, podemos ver cocodrilos llenando nuevamente algunos de sus roles paleontológicos más extraños: marinos, terrestres, alimentación por filtración, herbívoros, etc. Son muy buenos para llenar nichos inesperados, y han demostrado ser resilientes en el pasado.

Creo que veremos cocodrilos en movimiento en el futuro cercano. Por ejemplo, los caimanes estadounidenses son una verdadera historia de éxito para la conservación; las personas a veces olvidan que solían clasificarse como animales en peligro de extinción. Ya los estamos viendo expandirse. Puedes encontrar caimanes salvajes en lugares como Oklahoma, lo que sorprende a la gente.

Advertisement

Ashley Leger, directora de trabajo de campo en Cogstone Resource Management:

Siempre ha habido un ciclo en la paleontología y, en mi opinión, se puede vincular a una constante: ¡el cambio climático!

La tasa actual de cambio climático de nuestro planeta no tiene precedentes y se debe en gran medida a factores antropogénicos. Debido al aspecto humano, no estoy segura de si esto va a suceder en 1000 años, 100.000 años o millones de años, pero creo que comenzaremos a ver algunos cambios distintos en la flora y la fauna de la Tierra. (Si tuviera que adivinar, creo que sucederá más pronto que tarde).

A medida que la Tierra se caliente, las plantas comenzarán a cambiar lentamente. Los árboles coníferos van a tener dificultades. Las palmeras y los cactus florecerán. Los pastizales comenzarán a reducirse lentamente y las cosas se volverán cada vez más áridas. Habrá vida abundante cerca de las fuentes de agua, y allí es donde prosperará la mayor parte de la vegetación rica y verde.

Mamíferos: Creo que los animales de megafauna (e incluyo todo, desde ciervos hasta elefantes) se enfrentan a una de dos opciones. Se extinguirán o encogerán. No habrá suficiente vegetación para que puedan mantener su gran tamaño corporal, y se harán cada vez más pequeños.

En el Oligoceno, había ciervos que solo tendrían unos 30 centímetros de altura. Creo que si la gran población de mamíferos sobrevive, con el tiempo encogerá considerablemente. Sin embargo, el factor determinante entre esta reducción y la extinción estará directamente relacionado con la velocidad a la que cambiamos el clima. Si continúa al ritmo actual, la extinción es más probable. Si podemos reducir la velocidad del cambio climático, la megafauna *podría* tener tiempo para adaptarse y reducirse. También creo que a los mamíferos con adaptaciones para climas más cálidos les irá mucho mejor en este mundo en evolución. El tamaño de su cuerpo se reducirá, el pelaje menguará y se acortará, los ojos se harán más pequeños (para reducir la pérdida de agua, porque en un ambiente más cálido, la humedad se puede perder a través de los ojos), los oídos se agrandarán (para refrescarse y escuchar dónde está la comida).

Por poner ejemplos específicos, los elefantes africanos usan sus orejas gigantes para mantenerse frescos. Sus orejas están llenas de pequeños vasos sanguíneos y las agitan cuando hace calor para enfriar la sangre. Ya están mejor adaptados al calor. Por lo tanto, los elefantes africanos serán más propensos a sobrevivir y adaptarse (volviéndose más pequeños) que los elefantes asiáticos. Los osos polares están condenados, pero el oso solar, que está mejor adaptado al calor, probablemente se adapte. A los animales con pelaje más corto (como el antílope) les irá mejor que a los animales con pelaje más largo (cabras blancas). Creo que cualquier mamífero adaptado principalmente a ambientes fríos se extinguirá. Aquellos en los climas templados tienen una oportunidad de adaptación.

Pájaros: Creo que los pájaros se harán más grandes. Como son tan móviles y pueden volar a nuevas áreas, tendrán una mejor oportunidad de encontrar comida. Además, si los mamíferos comienzan a hacerse más pequeños, eso significa que habrá más animales pequeños para que los pájaros coman. Por lo tanto, creo que las aves se harán más grandes, con músculos más voluminosos en las pechugas para poder volar cada vez más lejos. También creo que las cáscaras de huevo se volverán mucho más gruesas para protegerse contra el calor.

Peces: ¡Este es complicado! El agua tarda más tiempo en asimilar un nuevo régimen de temperatura. Creo que la fauna del océano permanecerá relativamente constante durante mucho tiempo. Sin embargo, algunas de las criaturas más grandes tendrán problemas debido a sus fuentes de alimentos. La ballena azul tendrá dificultades para mantener su gran tamaño corporal, y los animales como las orcas y los tiburones, que comen muchas focas, también tendrán dificultades. Creo que la población de focas disminuirá, por lo que las orcas y los tiburones tendrán que reducirse. Las criaturas de aguas muy profundas probablemente se enfrenten a la extinción. Una vez que las capas de hielo se hayan derretido, no habrá flujo de agua fría hacia las profundidades. Creo que las criaturas de las profundidades del mar no tendrán tiempo para adaptarse y se extinguirán. Adiós, celacantos... ¡esta vez de verdad!

Reptiles: Creo que la población de lagartos va a multiplicarse. Estos animales de sangre fría son tan adecuados para las temperaturas cálidas que creo que van a prosperar. Creo que primero habrá un aumento masivo en la población de lagartijas pequeñas, y creo que comenzarán a adaptarse y tendrán cuerpos de mayor tamaño. A medida que el resto de las poblaciones sufran, habrá más y más insectos para que los lagartos coman. Además, si las aves se hacen más grandes, los lagartos también se harán más grandes, por lo que no serán tan fáciles de comer. Creo que la velocidad también comenzará a ser una adaptación deseable. Si los lagartos son abundantes, comenzarán a seleccionar naturalmente la velocidad. Los lagartos fuertes y rápidos serán los que escapen de las aves.

Insectos: Me asusta pensar esto. Muchos insectos realmente adoran el clima cálido y húmedo. Si el planeta sigue calentándose, se derretirán más capas de hielo y habrá más y más agua para absorber el calor. A medida que eso suceda, más agua se evaporará y la Tierra se volverá muy húmeda. Por lo tanto, la población de insectos vivirá un estallido. Esto alimentará a la población de reptiles que se deleitará con todos esos insectos. Y es todo lo que tengo que decir sobre el tema, porque ahora me pica todo el cuerpo.

Creo que los humanos hemos hecho un gran daño a nuestro planeta. Creo que la Madre Naturaleza es una mujer vieja y dura, y que va a luchar. Realmente creo que podríamos enfrentar otra extinción de megafauna. Y, sinceramente, a las otras especies animales de la Tierra les irá mejor si los humanos se extinguen. Destruimos mucho hábitat natural y cazamos de todo. Si los mamíferos (por ejemplo, ciervos, alces y osos) que cazamos siguen disminuyendo, los humanos cazaremos cada vez más.

Si tuviera que apostar por una especie para salir adelante, apostaría por los cangrejos herradura. Si nos fijamos en los cangrejos herradura a través del tiempo, han cambiado muy, muy poco. Son, en mi opinión, la especie “perfecta”. No se vuelven terriblemente grandes, por lo que pueden mantener sus dietas; la mayor parte de su cuerpo expuesto es una concha que los protege; y viven en el agua, que cambiará más lentamente, lo que les da más tiempo para adaptarse. Además, su sangre es tan única (al parecer, con propiedades curativas) que no pueden duplicarse en los laboratorios. Creo que estos increíbles animales están muy bien programados y no les importa que nuestro planeta sufra.

Advertisement

Jingmai O’Connor, paleontólogo y profesor del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología de la Academia de Ciencias de China:

Cuando hablamos de una extinción masiva, generalmente dura cinco millones de años. De hecho, podemos ver esto dentro del registro geológico. Vemos rocas en todo el mundo que registran un periodo de cinco millones de años sin vida. En otras palabras, vemos muchos fósiles, una rica diversidad, y luego, de repente, una zona de extinción en la que todo se ha ido. Después de cinco millones de años, todo eso ha vuelto, aunque, por supuesto, con una fauna ligeramente diferente. Hablamos de estos lugares teóricos a los que nos referimos como “refugios”, donde sabemos que ciertos linajes sobrevivieron. Cuando las condiciones volvieron a ser las correctas, volvieron a los niveles normales de población. Los refugiados no están en el registro fósil, pero sabemos que sobrevivieron.

Después de la extinción del Cretácico final, que ocurrió hace unos 66 millones de años, los grandes dinosaurios fueron aniquilados. Pero un linaje de aves sobrevivió. No me refiero a una sola especie de ave; había un montón de especies dentro de un linaje. Y ese linaje, que se llama Neornithes (aves corona, esencialmente) vivió un boom de diversidad después de la extinción. Las aves son el grupo más diverso de vertebrados en la Tierra. Después de que estos grandes carnívoros, los dinosaurios, se extinguieran, las aves evolucionaron para ocupar ese nicho. Un gran ejemplo en el Paleoceno son las grandes aves que se llaman “aves del terror” (Phorusrhacids). ¡No volaban y tenían cráneos de hasta 1 metro de largo! Ocuparon este nicho ecológico del depredador terrestre que anteriormente estaba ocupado por dinosaurios no aviarios.

Imagino que algo así probablemente vuelva a suceder. Elimina a todos los grandes depredadores mamíferos y las aves seguramente sobrevivirán. En ausencia de otros depredadores, las aves podrían comenzar a caminar más por el suelo; no tendrían que volar para escapar. Y si las aves no necesitan volar, podrían aumentar de tamaño. El vuelo restringe el tamaño de tu cuerpo. Tienes que ser muy ligero para poder volar porque volar es muy exigente desde el punto de vista energético. Entonces, probablemente algo parecido al ave del terror esté de vuelta, lo cual es bueno.

Se ha demostrado que estamos en la sexta gran extinción masiva y que esta es la primera extinción masiva causada por una especie que destruye activamente su medio ambiente. Una pregunta planteada fue: ¿evolucionará nuevamente la inteligencia superior? Se trata de sobrevivir, y si nuestra inteligencia conduce a una extinción masiva, entonces mi argumento es que no es necesariamente buena para la supervivencia. Probablemente vayamos a acabar con nosotros mismos. Es poco probable que dicha inteligencia vuelva a aparecer, especialmente porque estamos eliminando todos estos otros linajes que también tienen cerebros grandes. En realidad nos comportamos como un virus. Un virus se multiplica en su anfitrión hasta que mata a su anfitrión. Eso es lo que estamos haciendo. Por supuesto que amo a la humanidad. Creo que son increíbles muchas de las cosas que podemos hacer. Pero una cosa que siempre he dicho es que los humanos son extremadamente miopes. No estamos viendo el panorama general: qué estamos haciendo y cómo vamos a lidiar con los problemas que estamos creando. Tenemos esa inteligencia, pero no la estamos utilizando de una manera que sea realmente inteligente.

Soy fatalista, no creo que los humanos tengan ninguna esperanza. Definitivamente estamos condenados. Y desafortunadamente, nos llevamos muchas cosas con nosotros. Esa es la parte más desafortunada y trágica: estamos devastando esta hermosa Tierra. Pero, como dicen los paleontólogos, ¡en cincomillones de años todo volverá a ser normal!

Advertisement

Jessica Ware, conservadora asistente del Instituto Sackler de Genómica Comparada en el Museo Americano de Historia Natural; profesora asistente en la Escuela de Graduados Richard Gilder; presidenta de la Asociación Mundial de Libélulas; y vicepresidenta de la Sociedad Entomológica de América:

Todas las especies del planeta están interconectadas.

Podrías imaginar un futuro en el que hay un abandono de algunos taxones, una apertura de estados nicho y luego un aumento de, quizá, los piojos. En este momento son intrascendentes, tal vez no inconsecuentes, son una molestia, pero en términos de número de especies, ¡muy, muy pequeño!

Tenemos un par de tipos diferentes de piojos que pueden estar en nuestro cuerpo. Mientras exista esa fuente de alimentos, probablemente siempre habrá espacio para que se diversifiquen. Pero si, en el futuro, los humanos no están aquí, entonces las circunstancias cambiarían para ese tipo específico de piojos.

Básicamente, puedes rastrear la migración humana mirando dónde se han ido estos piojos. Pero si los humanos no se están moviendo, entonces esa especie de piojo se aísla y, cuando se aísla, acumulan mutaciones. La mutación de fondo ocurre constantemente en la vida, pero si imaginas dos poblaciones separadas por un río de lava, entonces, las mutaciones acumuladas eventualmente difieren entre las poblaciones. Esto es un tipo de especiación.

Si las aves y otros mamíferos sobreviven en el futuro y continúan proporcionando una fuente de alimento para los piojos, ¿quién sabe? ¡Tal vez aumenten los piojos!

Creo que gran parte de la existencia humana se ha centrado en documentar cosas que son como nosotros. Amamos los tetrápodos. Amamos las cosas que tienen cuatro patas. Los insectos, aunque son el organismo más abundante en la Tierra, son muy poco apreciados. ¡Hay cientos de miles de especies de moscas! Tienen tasas de mutación muy rápidas; constantemente se describen nuevas especies. En comparación, solo hay 6000 especies de libélulas y solo 2900 especies de termitas.

Si bien todo está en constante proceso evolutivo, como la radiación adaptativa o la diversificación de las especies, tal vez solo estemos viendo la punta del iceberg de la mayor radiación adaptativa de las moscas. Tal vez están en el proceso de una gran explosión de especies. Especialmente en ausencia de humanos, ya que siempre estamos tratando de erradicarlos, tal vez las moscas serán las próximas grandes especies. Hay tantas estrategias: algunas beben sangre, algunas son carroñeras, algunas se alimentan de frutas, algunas son polinizadoras, algunas son depredadoras. Llenan muchos nichos diferentes, cuya evolución ha demostrado que aumenta la supervivencia.

Advertisement

Alexis Mychajliw, paleoecólogo; investigador asociado postdoctoral en los Laboratorios de Antropología Molecular e Investigación de Microbiomas de la Universidad de Oklahoma; investigador asociado en La Brea Tar Pits & Museum:

La forma que tenemos de pensar en el futuro realmente se remonta a lo que entendemos sobre el pasado. Cuando te alejas lo suficiente, ves los mismos experimentos desarrollándose a lo largo de la historia de la Tierra: cambios de temperatura, aumento y disminución del nivel del mar, variaciones de dióxido de carbono y, a su vez, las respuestas de las comunidades biológicas a medida que las especies se mueven, adaptan o mueren.

No necesitamos extrapolar mucho para demostrar que a medida que nuestro planeta se calienta debido a las actividades humanas, el nivel del mar aumentará en todo el mundo porque el agua que estaba encerrada en hielo glacial ahora se está derritiendo. Esto, por supuesto, tiene consecuencias catastróficas para las naciones isleñas y los desarrollos costeros bajos, muchas de las cuales ya están sucediendo ante nuestros ojos.

Los niveles del mar fluctuaron también en el pasado, particularmente durante el Pleistoceno (desde hace aproximadamente 2,8 millones de años hasta hace 11.700 años), que fue una época conformada por ciclos glaciales recurrentes: a medida que la temperatura y la capa de hielo cambiaban, también cambiaba el nivel del mar. Esto dio como resultado que muchas islas se hicieran más grandes o más pequeñas con el tiempo, a veces conectadas a los continentes a través de “puentes terrestres” o incluso conectadas entre sí, si compartían el mismo banco subyacente. La lógica de la relación especie-área indica que áreas de tierra más grandes soportan una mayor diversidad de especies en cualquier momento dado. Esta historia reciente de cambio en el nivel del mar es una de las razones por las cuales las islas de hoy son lugares increíbles para estudiar la evolución por sus historias únicas de aislamiento y colonización.

También podemos apreciar que las islas eran cunas evolutivas y lugares donde, francamente, las cosas se pusieron raras. Entonces, en un experimento mental que avanza rápidamente miles de años, imaginemos que el nivel del mar ha aumentado debido al cambio climático antropogénico. Imaginemos que ha tomado lugares que alguna vez fueron terrenos contiguos y los ha dividido en islas de diferentes formas y tamaños. ¿Qué pasaría con las trayectorias evolutivas de los mamíferos separados de sus poblaciones más grandes?

A partir del estudio de los mamíferos extintos de las islas, los científicos han desarrollado una hipótesis, conocida como la “regla de la isla”, pero que prefiero considerar como el efecto “Alicia en el país de las maravillas”: al beber la poción, normalmente los mamíferos grandes se hacen pequeños (enanismo isleño), y comiendo el pastel, normalmente los pequeños mamíferos crecen (gigantismo isleño).

Los proboscidianos (elefantes y sus parientes) nos han dado excelentes ejemplos de enanismo isleño porque son excelentes nadadores y llegaron a muchas islas en el pasado. ¡El mamut pigmeo de California, por ejemplo, evolucionó como resultado de los mamuts colombianos que nadaban hacia las Islas del Canal durante las épocas bajas del nivel del mar y encogió hasta alcanzar entre 1 y 2 metros al nivel de los hombros! Las islas mediterráneas (por ejemplo, Creta, Malta, Chipre y otras) son conocidas por su diversidad de proboscidios enanos extintos, y se ha planteado de manera intrigante que uno de sus cráneos inspiró la leyenda griega “cíclope”.

En el Caribe, parientes de perezosos gigantes llegaron a lugares como Cuba y La Española y evolucionaron durante millones de años para convertirse en monos o perros pequeños. ¡Imagina tener uno de esos en tus hombros! En el futuro, ¿podríamos tener más proboscidios del tamaño de una pinta? ¿Qué nuevos mitos e historias inspirarían?

Por otro lado, al igual que las cosas grandes se vuelven pequeñas, tal vez debido a las limitaciones de recursos, hay cosas pequeñas que se hacen grandes. Tal vez sea porque de repente se liberan de las presiones de la depredación y la competencia o tienen nuevos recursos que aprovechar. Cualquiera sea la causa, los resultados han sido impresionantes. Repasemos algunos.

Si te encuentras en Gargano (Italia) durante el Mioceno tardío, en realidad estarías en una isla, en lugar de una península. ¡Y tendrías que tener cuidado con el temible Deinogalerix koenigswaldi, una rata lunar gigante! Las ratas lunares, también conocidas como gimnastas, son erizos no espinosos que normalmente tienen el tamaño de una rata grande. Pero Deinogalerix era aproximadamente del tamaño de un perro y probablemente era carnívora, en lugar de insectívora. La cercana Cerdeña también tenía un pika extragrande.

En el Caribe, durante el Pleistoceno, ¡podrías haberte encontrado con Amblyrhiza inundata, un roedor gigante primo lejano del conejillo de Indias, que pesaba entre 45 y 180 kg! Vivió durante una época en que muchas de las pequeñas islas de las Antillas Menores, como Anguila, eran mucho más grandes o incluso estaban conectadas entre sí. A medida que el nivel del mar subió, estas islas se desconectaron y se redujeron y probablemente eran demasiado pequeñas para soportar un roedor megafaunal.

Hay muchas más instancias de especies que beben la poción o comen el pastel en las islas, especialmente aquellas cuyos efectos fueron más sutiles, como el solenodon hispanoleno aún existente, que es aproximadamente del tamaño de un gato doméstico y uno de los pocos mamíferos venenosos. en el mundo. Con 1 kilogramo, aunque no parece “gigante”, es más de 10 veces mayor que la musaraña promedio.

Desafortunadamente, en muchos de estos casos, estas fantásticas especies de islas se extinguieron no debido al cambio ambiental sino a la llegada de humanos. Por lo tanto, cualquier futuro que preveamos de un espectacular potencial evolutivo causado por el aislamiento y la divergencia en las innumerables islas hipotéticas creadas por el aumento del nivel del mar también debe significar que los humanos le damos a las especies el espacio para embarcarse en sus viajes evolutivos.

Share This Story

Get our newsletter