La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha publicado una nota aclaratoria que puede haber pillado por sorpresa a más de uno. El documento no refleja nada nuevo, pero recuerda un detalle que quizá no era muy conocido entre el público: los drones no pueden volar a su antojo en España. Hay unas normas, y son bastante restrictivas.

AESA, agencia dependiente del Ministerio de Fomento, ha confirmado a Gizmodo en Español que el documento es solo una respuesta a las numerosas solicitudes de información sobre qué actividades con drones son legales y cuáles no en España. La creciente popularidad de estos pequeños vehículos voladores es otra razón para recordar que no se va a prohibir el uso comercial de drones sino que, de hecho, ya estaba prohibido. Estos son los puntos importantes de la normativa.

¿Qué es un dron?

La pregunta parece de perogrullo, pero es importante a nivel legal. La Agencia considera que solo es un dron cuando tiene fines comerciales o profesionales. En otras palabras, que si nos compramos un Parrot AR Drone o un DJI Phantom para filmar nuestro pueblo, desde el punto de vista legal no es un dron (aunque para nosotros sí lo sea).

Advertisement

Sin embargo, si vendemos esa grabación a, por ejemplo, una oficina de turismo, o la colgamos en nuestro blog con publicidad sí que lo es, porque lo estamos usando con fines comerciales. En este sentido, un helicóptero de radiocontrol utilizado para hacer tomas aéreas también es un dron.

Utilizar drones con fines profesionales

Pongamos que, legalmente, vamos a volar un aparato con fines profesionales, o sea, un dron. La normativa es clara. Está prohibido. La nota de la AESA dice, expresamente:

Sponsored

No está permitido, y nunca lo ha estado, el uso de aeronaves pilotadas por control remoto con fines comerciales o profesionales. para realizar actividades consideradas trabajos aéreos, como la fotogrametría, agricultura inteligente (detectar en una finca aquellas plantas específicas que necesitarían de una intervención, como riego, fumigación, para optimizar el cultivo), reportajes gráficos de todo tipo, inspección de líneas de alta tensión, ferroviarias, vigilancia de fronteras, detección de incendios forestales, reconocimiento de los lugares afectados por catástrofes naturales para dirigir las ayudas adecuadamente, etc.

Una paradoja legal

El problema actual es que los drones son tan nuevos que están en una especie de limbo legal. Actualmente, se las considera aeronaves, por lo que están sujetos a la normativa general redactada en los artículos 150 y 151 de la Ley 48/1960 sobre Navegación Aérea.

En teoría, para poder volar drones con fines comerciales, la ley obliga a pedir permiso a AESA, pero se da la circunstancia de que AESA no puede emitir este permiso porque no hay una normativa específica que ofrezca una base legal. La Agencia está redactando esta normativa junto al Ministerio de Industria. Hasta que no llegue, no pueden autorizar nada.

Para complicar el embrollo, hay comunidades autónomas que tienen sus propios reglamentos sobre drones. AESA recomienda a las personas que vayan a volar estos dispositivos que se pongan en contacto con su ayuntamiento para consultar si hay alguna norma local al respecto.

Utilizar drones con fines lúdicos

Llegamos al punto que la interesa a la mayoría. Si simplemente vamos a pilotar un dron para divertirnos, legalmente no es un dron, sino un vehículo de radiocontrol, y está bajo la jurisdicción de la Real Federación Aeronáutica de España y cada comunidad autónoma.

En este caso también hay restricciones. El aparato no puede volar a altitudes superiores a los 100 metros de altura, ni sobre núcleos urbanos o lugares habitados. De hacerlo, podría enfrentarse a sanciones si alguien lo denuncia. Accidentes como el ocurrido recientemente en Australia, en el que un dron hirió a una mujer, podrían traducirse en un problema legal muy serio para el piloto del dispositivo si ocurrieran en España. El vuelo en interiores, al no formar parte del espacio aéreo, no está regulado.

El uso de drones con fines lúdicos y deportivos también será regulado en la nueva legislación específica. Os mantendremos al tanto de cómo cambian las cosas cuando se publique. [vía AESA y El Confidencial]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)