Juego de Tronos ya ha regresado. Su sexta temporada comenzó con mucha información, tensión y justo la acción necesaria para recordarnos por qué amamos esta serie. Es hora de que hablemos de este primer episodio, de las dudas que nos deja y de las que nos respondió.

Aviso: todo lo que leerás a continuación contiene spoilers del primer episodio de la sexta temporada de Juego de Tronos. Lee bajo tu propio riesgo. Además, si ya lo has visto te invitamos a comentar tus impresiones al final.

Jon y Melisandre

El episodio comienza con el mismo plano en el que terminó la quinta temporada: Jon Snow está muerto y tirado en el suelo, asesinado por varios de sus compañeros en la Guardia de la Noche y con un letrero detrás de él que dice “TRAIDOR”. Ser Davos lo consigue y de inmediato resguarda su cadáver, aquí las consecuencias están por comenzar.

Ser Alliser se siente realizado por su acción y después de unos pocos gritos de “¡asesino, traidor!” por parte de sus hermanos de la Guardia logra convencer a este grupo de ex-convictos ignorantes de que matarlo fue lo mejor. Davos junto a un grupo de Cuervos que todavía son fieles a Jon Snow protegen su cadáver por ninguna razón aparente, a menos que Davos sienta que todavía hay algo que se puede hacer.

Advertisement

Una de las claves de este episodio es Melisandre. Todos esperamos que la mujer de rojo haga algo para revivir a Jon, así como Thoros de Myr puede revivir personas. El problema es que Melisandre se siente destruida, desolada. Todas sus premoniciones han fallado: le dijo a Stannis que quemara viva a su hija y este lo hizo, para después ser asesinado. Ahora dice que ha visto a Jon batallando en Winterfell a través de las llamas, pero Jon está muerto. ¿Qué pasa?

Melisandre está tan devastada que ya no le importa nada y nos muestra su verdadero ser al quitarse una especie de collar mágico. La bruja roja se siente fracasada y todavía no parece tener ganas de hacer nada con respecto a Jon.

Todo el episodio nos mantuvo en ascuas, esperando a que alguien hiciera algo que cambiara la condición de Jon. Tendremos que esperar para saber qué pasa, pero lo cierto es que en el Muro pronto se vivirá una batalla entre Ser Alliser, sus nuevos “súbditos” y los Salvajes que vengarán a su amigo Snow.

Sansa y Brienne

Durante muchas temporadas hemos visto a Sansa sufrir a manos de los Lannister, de su tía loca y, por supuesto, de su esposito el bueno de Ramsay Bolton. Mientras tanto Brienne pasó literalmente años buscándola a ella y a su hermana. Pudo matar al Perro pero Arya no quiso irse con ella (la joven Stark tenía otras ambiciones), pero al fin la guerrera ha logrado su cometido: salvar a una Stark.

Porque después de que Catelyn muriera ese era su único propósito, sin ningún tipo de interés personal más que mantener su juramento y pasarlo de una madre a sus hijas. Brienne y Pod puede que sean las únicas personas realmente buenas de todo Westeros, al menos por ahora.

Sponsored

Sea como sea, Sansa ya parece estar a salvo, y en Winterfell, un pueblo que adora a su familia y que seguro la protegerá y apoyará en lo que sea. Incluso si eso es la venganza contra los Bolton y recuperar su territorio.

Cersei y Ellaria

Mientras tanto Cersei vive una nueva tragedia. Su hija regresa a casa, pero muerta. Parece que la profecía de la bruja que habló con ella cuando era niña (que vimos al inicio de la quinta temporada) se está cumpliendo: todos sus hijos van a morir. Jaime le dice que no será así y que tomarán venganza; parece que su lado Lannister ha vuelto a aparecer y ya no será ese hombre relativamente bueno que se ganó nuestro perdón durante las últimas temporadas.

Una de mis mayores preguntas al ver este primer episodio es: ¿qué quiere Ellaria Sand? La viuda (o algo así) de Oberyn Martell mató a Myrcella Baratheon y ahora mató a su propio Rey (o Príncipe) Doran Martell, a quien su pueblo en Dorne pareciera odiar por no haber hecho nada para vengar a sus dos hermanos asesinados por los Lannister.

Advertisement

Ellaria y sus hijas (las hijas de Oberyn) quieren guerra. No sabemos cómo lo harán, pero planean atacar y destruir a los Lannister como venganza. Estas cuatro mujeres son guerreras temibles y tendrán un papel muy importante durante esta temporada.

Lo que se viene

La sexta temporada de Juego de Tronos promete responder algunas de las incógnitas más grandes que nos ha dejado la serie durante los últimos años, y pareciera que muchos “villanos” tomarán su merecido (como Ramsay Bolton, cuya situación ante su padre es cada vez más precaria y al haber perdido a Sansa podría también haber perdido su lugar como heredero Bolton).

El problema es que el primer episodio, aunque estuvo considerablemente bueno, nos dejó con las mismas preguntas importantes que teníamos antes de verlo. Sí, Sansa está a salvo, y Theon también, pero la situación de Jon Snow sigue siendo la misma, y la pobre Arya está ciega en las calles de Braavos tratando de pelear al estilo Daredevil contra su némesis de la Casade Blanco y Negro. En serio, pobre Arya.

La única historia que no termina de evolucionar en esta serie es la de Daenerys Targaryen. La famosa “madre de los dragones” por fin había logrado hacerse con un ejército y muchos súbditos hasta la quinta temporada, solo para perder el control de todos, que le mataran a uno de sus consejeros y la secuestrara un grupo de Dothrakis. Sí, logró darse su lugar ante el nuevo Khal que la tiene en su poder, pero le dijo que la llevará a una especie de convento donde se retiran las viudas de Dothrakis por el resto de su vida.

Advertisement

Justo cuando parecía que Daenerys por fin iría a Westeros a intentar tomar su lugar “legítimo”, vienen y la secuestran. Se siente como que dio 100 pasos atrás en su viaje, y lo único que espero es que de alguna forma convenza a todos esos Dothraki de que peleen a su lado en la conquista de Westeros. Sino, seguirá teniendo una historia lenta y aburrida.

Y tú, querido lector, ¿qué opinas del regreso de Juego de Tronos?


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.