La gama media es el nuevo campo de batalla donde los fabricantes se han enzarzado en una auténtica pelea en el barro por situar las mejores especificaciones al menor precio. El HTC One A9 llega a ese campo de batalla vestido con sus mejores galas, pero con pocas armas.

Qué es?

El último lanzamiento de una compañía que lo ha pasado mal últimamente. En lugar de lanzar un nuevo tope de gama, HTC ha apostado por presentar un estiloso gama media envuelto en aluminio pulido y con miras al mercado a caballo entre la tecnología y la moda.

¿Por qué es importante?

Porque es una oportunidad de oro para HTC de afianzarse en la gama media. También es su nuevo buque insignia, el abanderado que representará a la compañía en los próximos meses.

Advertisement

El HTC One A9 es sonrojantemente parecido al iPhone 6, al menos en sus versiones plateada y dorada. Los modelos gris oscuro (casi negro, en realidad) y rojo disimulan un poco más. Dicho esto, dejemos el tema del parecido en manos de los equipos de abogados de ambas compañías, si es que procede, y analicemos el HTC como lo que es, un Android gama media empaquetado en un envoltorio espectacular, pero con menos músculo del que debiera. La versión que analizamos, por cierto, es la que tiene 2GB de RAM y 16GB de disco duro.

Diseño

¿Es el HTC One A9 un smartphone bonito? Sí, mucho, y no porque se parezca al iPhone. El diseño del smartphone de Apple nunca me ha parecido especialmente bonito para empezar. Es bonito porque su construcción hace que se sienta bonito. El doble acabado del aluminio hace que sea agradable de sostener. Apetece manosearlo.

Advertisement

Además, tiene un tamaño comedido en ese bosque de sequoyas que es el mercado actual de Smartphones. El buen trabajo de HTC a la hora de limar los marcos alrededor de la pantalla se traduce en unas dimensiones de solo 145,75 x 70,8 x 7,26 mm y 143 gramos de peso. Se nota cariño a la hora de solucionar juntas e integrar componentes como los botones de los laterales.

Pantalla

Una AMOLED de 5 pulgadas y resolución Full HD 1080P. A tope de brillo los colores se ven estupendos, pero el consumo de batería aconseja dejarlos en modo automático, bastante más discreto. La nitidez también es muy buena. Es cierto que hay pantallas mejores, pero integrar una hubiera puesto por las nubes el precio y se hubiera cebado en el procesador y la batería, dos elementos que en el HTC One A9 van justos.

Procesador y memoria

El One A9 lleva dentro un Qualcomm Snapdragon 617, de ocho núcleos y 64 bits. Cuatro de los núcleos corren a 1,5 GHz, y los otros 4 a x 1,2 GHz. Se apoya en 2GB de RAM, para el modelo de 16GB, o 3GB para el modelo de 32.

La configuración de hardware no es mala, pero tampoco es de gama alta. Se parece mucho, por ejemplo, al Motorola Moto X Play. Es casi como el LG Nexus 5X, pro con mejor acabado, peor procesador y menos batería.

El HTC One A9 se porta bien siempre y cuando no lo forcemos. Los juegos en 3D más exigentes le dan problemas, y algo me dice que estos pequeños hipos no mejorarán con el tiempo.

Almacenamiento

La memoria interna del A9 es de 16 o 32GB, pero unos 6GB ya están ocupados por el sistema operativo y sus aplicaciones. Si compras el modelo de 16, te quedarán 10 para guardar contenidos.

Advertisement

Afortunadamente, el A9 cuenta con una ranura para tarjetas MicroSD con capacidad para hasta 2TB. Antes de echar vítores conviene tener en cuenta que una MicroSD de 128GB ya cuesta alrededor de 60 euros. La de Sandisk de 200GB cuesta 200, y no hemos sido capaces de encontrar ninguna MicroSD de 2TB. En suma, que la cifra es un órdago sobre el papel. Nada más. Para cuando lleguen tarjetas con esa capacidad probablemente hayas cambiado de móvil.

El sensor de huellas

Muy buen trabajo aquí por parte de HTC. Después de configurarlo (hasta cuatro dedos) desbloquea el teléfono a una velocidad tremenda. Nunca nos ha fallado, pero en el hipotético caso de que lo hiciera, siempre se puede introducir manualmente el código numérico o el patrón de desbloqueo que hayamos elegido. Cuando se reinicia el terminal lo pide de todos modos.

Cámara

Con 13 megapíxeles, la cámara del HTC One A9 abandona los experimentos de otros móviles de HTC y se planta en un confortable término medio. La Ultrapixel se queda para dar vida a la cámara frontal.

En la primera toma de contacto, la cámara del One A9 me pareció rapídisima tanto arrancando como enfocando y obturando. Ahora se por qué. Había luz. En cuanto los fotones nos abandonan, el sistema de enfoque tarda bastante en dar con la imagen y el obturador también. El modo ráfaga también hace que el terminal tarde unos instantes en grabar las fotos. El sensor retroiluminado hace un buen trabajo aclarando los puntos luminosos en fotos nocturnas, pero eso no evita el ruido, sobre todo si tiramos de zoom.

Advertisement

¿Significa esto que la cámara del HTC One A9 es mala? En absoluto, si tenemos paciencia y nos acostumbramos a los mandos saca fotos bastante decentes. En buenas condiciones de luz o en modo macro no tiene nada que envidiar a otros terminales de gama alta. Con 7,26 mm de grosor simplemente no se puede hacer mucho más. Aquí van algunas fotos tomadas con el HTC One A9 a su tamaño completo y sin tratar.

Fotos de interiores. El HTC One tiende a bajar la temperatura de color. Ambas escenas tenían tonos más cálidos.

Dos tomas nocturnas, la primera normal, la segunda con el zoom a tope

La retroiluminación logra sacar mucha más luz en tomas oscuras, pero no evita el ruido (ver iglesia).

El modo macro va bien, pero el enfoque por contraste no siempre acierta.

Sonido excelente (con auriculares)

El HTC One A9 es una muy buena elección si lo que estás buscando es un smartphone para escuchar música a todas horas. Integra un chip de escalado de audio a 24 bits y 192Khz con DSP y DAC bastante eficiente. En cristiano, es capaz de seleccionar fuentes de sonido digitales y limpiarlas para servir un sonido más claro y potente. En nuestro caso lo hemos probado con Spotify a la máxima calidad posible y con tres auriculares, los que trae de serie, unos V-Moda Crossfade M100, y unos Bowers & Wilkins C5.

Como era de esperar, los auriculares nativos no son nada del otro mundo. Abusan en graves y distorsionan algo si nos pasamos con el volumen, pero al enchufar unos auriculares de gama alta, el One A9 cobra vida. El sonido es potente, limpio y muy cálido. Para ser un smartphone, no está nada mal.

Advertisement

El único pero es que el HTC One A9 está pensado para que uses auriculares. Los dos altavoces del M9 han dejado paso a uno solo que desmerece bastante la calidad de audio del teléfono. Está bien para el timbre de llamada, pero no para escuchar música.

Batería

El A9 incorpora una batería de 2.150 mAh. Es poco. La mala noticia es que, a poco que lo conectemos a WiFi y 3G, nos aguantará por los pelos la jornada de rigor. El diseño y grosor se han cebado especialmente con la autonomía. La buena noticia es que el sistema de carga (con cargador propio) lo deja listo para la acción en poco más de una hora.

El cable de carga es MicroUSB, y el cargador no es especialmente pequeño. Lo menciono porque si intentas cargarlo en una estación de carga o con otro cargador no compatible con Qualcomm Quickcharge 2.0 (3.0 mediante actualización), el tiempo de carga se eternizará.

Precio y disponibilidad

El HTC ya está disponible en Europa y Estados Unidos a un precio de 479€ (16GB) y 579€. En Estados Unidos su precio será de $399 (16GB) pero solo hasta el 7 de noviembre. Luego pasará a 499 dólares.

Es un precio barato si lo comparamos con un gama alta como puede ser su predecesor, el HTC One M9. El problema es que es un precio bastante alto para un gama media por mucha excelente manufactura que tenga.

Nos gusta

  • La construcción en metal y los acabados. Es un teléfono bonito, sobre todo en rojo o negro.
  • El escaner de huellas dactilares es rapidísimo y cómodo de usar
  • El sonido con auriculares es muy limpio. Es buen teléfono para melómanos.

No nos gusta

  • La batería se queda un poco justa para una jornada completa. Si eres de los que hacen un uso muy intensivo se te agotará antes de terminar el día.
  • El procesador es un gama media. Se queda corto a la hora de tareas que requieren músculo.
  • Su precio está por encima de los gama media actuales.

¿Me lo compro?

Buena pregunta. ¿Eres de los que dan mucho valor a la estética de un teléfono y no te importa gastar algo más de la cuenta en un gama media? Si la respuesta es sí, el HTC One A9 es tu Android.

El problema del One A9 es que se asienta en ese difuso segmento de mercado dirigido a entusiastas de la moda y personas que dan más importancia a la estética del terminal que a sus especificaciones, un segmento en el que ya vimos al Samsung Galaxy A5.

Advertisement

Si eres un fanático de las ROMs y de sacarle jugo a Android, el HTC One A9 se te quedará pequeño. Si buscas un gama media, hay opciones mucho más baratas que van desde el Moto X Play (395 euros) al One Plus 2 (330€) o el Huawei Honor 7 (350€). Si quieres un terminal potente a un precio contenido, el nuevo Nexus X cuesta exactamente lo mismo (479€) y tiene mejor procesador y más batería. HTC ha hecho un buen teléfono, pero si quiere venderlo a manos llenas necesita algo más (o algo menos en la etiqueta de precio).

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)