En los últimos años aprendimos que un portátil con procesador Core M es notablemente más lento, pero más eficiente, que uno con un i5 o un i7. Pero con el lanzamiento de una nueva generación de procesadores, Kaby Lake, Intel ha introducido también un cambio de nomenclatura que nos tiene desorientados.

Advertisement

Core i y Core M son dos familias de procesadores muy distintas, para dos tipos de usuarios muy diferentes... que a partir de ahora se llamarán igual. Como explica Laptop Mag, en el nuevo catálogo los Core m5 y m7 pasarán a llamarse Core i5 e i7, pero seguirán siendo CPU de 4,5 vatios —y por lo tanto, más lentos y de menor consumo que los i5 e i7 normales de 15 vatios.

Solo uno de los procesadores de la línea Core M seguirá llamándose como antes: el m3, como en el m3-7Y30. Para distinguir a los demás dentro de la nueva generación de Core i, tendremos que fijarnos en la letra que va intercalada en el número del CPU. Si es una Y griega, como en i5-7Y54 o i7-7Y75, estaremos ante los antiguos m5 y m7. Si es una U, como en i3-7100U, i5-7200U o i7-7500U, estaremos ante los procesadores de 15 vatios que representan todos los avances de la nueva tecnología Kaby Lake, como edición de vídeo 4K y menor consumo.

Advertisement

¿Por qué hace Intel algo tan desconcertante? Según representantes de la compañía, los consumidores nunca llegaron a entender la marca Core M y el cambio está pensado para “paliar la confusión”. A nosotros nos parece un movimiento más bien oscuro para impulsar esos procesadores. [Laptop Mag]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.