Jeff Bezos ha presentado este lunes el diseño del primer cohete orbital de su compañía aeroespacial Blue Origin. Se llama “New Glenn” —en homenaje al primer astronauta estadounidense que entró en órbita sobre la Tierra— y estará listo para despegar en tan solo unos años, hacia finales de la década.

Lo primero que llama la atención de esta breve introducción es el monumental tamaño del cohete. El New Glenn es notablemente más grande que el Falcon 9 de SpaceX, pero también deja atrás al Delta IV Heavy, el cohete en activo con mayor capacidad de carga del mundo. Mide 7 metros de diámetro y supera los 82 de altura. Con una tercera fase, medirá 95 metros de alto.

Advertisement

New Glenn será el primer cohete de Blue Origin con capacidad para transportar satélites y personas a la órbita baja terrestre (LEO), y podrá lanzar carga más allá de LEO siempre que lleve acoplada la tercera fase. La parte principal del cohete es reutilizable: podrá volver a la Tierra para aterrizar, al igual que el pequeño New Shepard o el Falcon 9 de Elon Musk.

Esta primera fase estará propulsada por siete motores BE-4, actualmente en desarrollo. En conjunto, los siete BE-4 proporcionarán un impulso de 17,3 millones de newtons, el doble que el Delta IV Heavy (8,9 millones) y solo un poco menos que el Falcon 9 Heavy (22,2 millones de newtons). [The Verge]

Sponsored


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.