Los científicos que trabajan en la Antártida se enfrentan siempre al mismo problema: las placas de hielo se mueven unos 400 metros cada año en dirección hacia el mar. Además, la nieve y el hielo entierran poco a poco cualquier estructura construida sobre el continente helado. ¿Cómo solucionar el problema?

Un firma británica de arquitectos ha diseñado una base científica futurista con unos pies hidraúlicos sobre esquís, capaces de elevarse a medida que sube el nivel de hielo y de desplazarse según se mueven las placas. No es un concepto, es real, se llama Halley VI y estará plenamente operativa a partir del próximo 5 de febrero.

Advertisement

La estación, establecida por la British Antarctic Survey (BAS) y diseñada por la firma Hugh Broughton Architects, se sitúa a 1.4000 kilómetros del Polo Sur y albergará a 50 científicos. La estructura se compone de 8 módulos interconectados, cada uno de ellos equipados con pies hidráulicos capaces de elevarse y desplazarse (mediante un remolcador) gracias a los esquís en su base. Increíble idea. Debajo, todas las fotos. [Hugh Broughton Architects]