Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El iceberg más grande del mundo está increíblemente cerca de chocar con la isla San Pedro

14
9
Save
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Lauren Dauphin / MODIS / NASA EOSDIS / LANCE / GIBS / Worldview

Una situación aterradora acecha en el océano Atlántico Sur. El iceberg A68a se encuentra ahora a una distancia sorprendentemente pequeña de la isla San Pedro, también conocida como la isla de Georgia del Sur. Alarmados por el giro de los acontecimientos, un equipo de científicos se dirige a investigar las formas en que este gigantesco iceberg podría afectar la vida silvestre de la isla.

La última vez que informamos sobre esta historia el 27 de noviembre, las cosas estaban mejorando. El iceberg A68a parecía estar girando y comenzando una deriva hacia el oeste, alejándose de Georgia del Sur. Mucho ha cambiado desde entonces, con nuevas imágenes satelitales que muestran el iceberg 75 km al suroeste del territorio británico de ultramar, 160 km más cerca de lo que estaba hace solo tres semanas.

El iceberg está tan cerca en este momento de Georgia del Sur que es posible que partes de él ya hayan chocado con la plataforma submarina poco profunda de la isla, como muestra este mapa topográfico:

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: GEBCO / British Antarctic Survey
Advertisement

De hecho, el gran temor es que el A68a, actualmente el iceberg más grande del mundo, se abra paso a lo largo del lecho marino y se quede alojado en ese lugar durante los próximos años. Los biólogos están preocupados por los efectos que esta fusión podría tener en la vida silvestre local, incluida la capacidad de los pingüinos de obtener alimento.

“El iceberg va a devastar en el lecho marino limpiando las comunidades de esponjas, ofiuras, gusanos y erizos de mar en el fondo del mar, disminuyendo así su biodiversidad. Estas comunidades ayudan a almacenar grandes cantidades de carbono en el tejido de su cuerpo y los sedimentos circundantes ”, explica el ecologista del British Antarctic Survey Geraint Tarling en un comunicado. “La destrucción causada por el iceberg liberará este carbono almacenado nuevamente en el agua y, potencialmente, en la atmósfera, lo que sería un impacto negativo adicional”.

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Copernicus Sentinel-1

A68a se liberó de la plataforma de hielo Larsen C de la Antártida en julio de 2017 y ha estado a la deriva sin rumbo fijo desde entonces. Según las últimas cifras, el iceberg mide ahora 3900 kilómetros cuadrados de superficie y 140 km de longitud. La enorme escala del iceberg es ahora más evidente en las imágenes de satélite ya que se puede ver yuxtapuesto con la isla. A68a no es muy grueso, mide alrededor de 200 metros de profundidad, lo que coincide con algunas de las áreas menos profundas a lo largo de la plataforma de la isla.

Advertisement

Durante los últimos días, el iceberg, que tiene la forma de un dedo acusador, se ha estado moviendo en sentido de las agujas del reloj. El extremo norte y más ancho del objeto parece haberse desplazado sobre la plataforma y hacia aguas poco profundas. Klaus Strübing, científico del International Ice Charting Group, teme que el iceberg pueda estar conectado a tierra, según informó el Observatorio de la Tierra de la NASA.

A 13 de diciembre, partes de la A68a se encuentran en aguas que miden solo 76 metros de profundidad. Solo “el tiempo dirá” si el iceberg se desprenderá de la plataforma, “o si las complejas corrientes oceánicas de la región llevarán el témpano de regreso al mar y alrededor de la isla”, según una publicación del Observatorio de la Tierra de la NASA.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Ilustración: BAS

Las observaciones de Strübing muestran que A68a ha hecho un viaje demencial desde que partió hace tres años. Ha estado oscilando entre un giro en sentido antihorario y en el sentido de las agujas del reloj, se mueve a trompicones y viaja a veces en línea recta y otras en círculos. Como señala la NASA, la trayectoria de A68a no es diferente a la que tomó el iceberg A43b en 2004; aquel iceberg se detuvo en un lugar similar, se quedó unos meses y luego reanudó su viaje alrededor de la isla.

Advertisement

Ansioso por saber más sobre la situación, el BAS está organizando una expedición para visitar el iceberg en el océano Atlántico Sur. El equipo viajará a bordo del RRS James Cook, gestionado por el Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido. Durante los próximos meses, los científicos evaluarán el impacto ecológico del derretimiento de agua dulce que sale del témpano y las posibles consecuencias para los pingüinos, focas, ballenas y la industria pesquera local.

Con ese fin, el equipo desplegará un par de planeadores robóticos de 1,5 metros de largo que recopilarán información valiosa sobre el agua de mar a ambos lados del témpano, como la salinidad, la temperatura y la clorofila. Los científicos de BAS también medirán la cantidad de plancton en el agua y luego compararán los datos con los registros históricos.

Advertisement

Pero no todo es tan malo. Los icebergs que se derriten arrojan grandes cantidades de polvo al océano, que sirve para fertilizar el plancton oceánico, un componente fundamental de la red alimentaria.

Todo esto es bastante increíble. Ese gigantesco trozo de hielo, después de tres años de movimiento, todavía tiene historias que contar.

Share This Story

Get our newsletter