“Impresión 3D para salvar el mundo” es el lema de WASP, la empresa que está detrás de la impresora 3D más grande que existe. BigDelta mide 12 metros de alto y está configurada para fabricar casas de barro en el tercer mundo. La semana que viene será presentada oficialmente en Italia.

WASP lleva varios años desarrollando una tecnología de impresión con barro, inspirada en la arquitectura en adobe. El material abunda en el suelo, es moldeable y, una vez que se seca, ofrece la resistencia necesaria para levantar muros. Lo que llevamos siglos haciendo, pero con una impresora.

BigDelta consiste en llevar esta tecnología a la máxima expresión. Mediante el uso de andamios, esta impresora 3D es capaz de elevarse hasta 12 metros y hacer que, lo que WASP ya ha demostrado a pequeña escala (véase la foto), se haga realidad a un tamaño real.

Advertisement

WASP cree que BigDelta es la solución que necesitan los países empobrecidos para abastecer la creciente demanda de vivienda:

“BigDelta es mucho más que un sueño si tenemos en cuenta que, de aquí a 2030, las estimaciones internacionales prevén un aumento rápido de la necesidad de dar viviendas adecuadas a las más de 4.000 millones de personas subsistiendo con unos ingresos anuales por debajo de 3.000 dólares. La ONU calcula que en los próximos 15 años habrá una necesidad media diaria de 100.000 nuevas unidades de vivienda para satisfacer esta demanda”.

Es una posibilidad que nos parece lejana, pero de la que intentarán convencer a inversores y medios en un evento que tendrá lugar Massa Lombarda a partir del 18 de septiembre.

[vía 3D Print]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)