Nos encantan las campañas de publicidad creativas, y esta lo es. Se trata de una serie que anuncia una nueva línea de productos para el cuidado del cabello de una cadena de farmacias sueca. Hasta aquí todo normal, pero los responsables de la agencia decidieron dotar a las vallas electrónicas del metro de Estocolmo de un efecto muy especial.

La pantalla electrónica está conectada a un sensor de ultrasonidos que detecta cuando llega uno de los trenes. En ese momento, el precioso pelo de la modelo de la imagen se despeina de una manera encantadora. Un truco tecnológico digno del mundo de Harry Potter. [vía Mashable]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)