¿A qué huelen los cometas? No tenemos una respuesta general, pero la sonda Rosetta sí que ha descubierto a qué huele el cometa Churyumov-Gerasimenko, y la respuesta no es en absoluto agradable. Los primeros datos del espectrómetro revelan que el cometa 67P apesta, literalmente, a una combinación de huevos podridos, orina de gato y almendras amargas.

En cualquier otra circunstancia, un aroma como ese no debería ser una buena noticia, pero los científicos a cargo de la "nariz" de Rosetta están entusiasmados. "Es una mezcla increíblemente interesante desde el punto de vista científico para estudiar el origen de los materiales del Sistema Solar, la formación de la Tierra y el origen de la vida", explica en un comunicado Kathrin Altwegg de la Universidad de Berna, en Suiza.

Altwegg es la responsable de analizar los datos provenientes del dispositivo conocido como Rosetta Orbiter Spectrometer for Ion and Neutral Analysis (ROSINA), un potente espectrómetro capaz de analizar la composición química a kilómetros de distancia.

Advertisement

Lo que ha maravillado a los científicos no es el olor en sí, sino que un objeto como el cometa Churyumov-Gerasimenko tenga una composición química tan variada. Entre los elementos encontrados que provocan ese mal olor hay dióxido de carbono, sulfuro de hidrógeno, amoníaco, cianuro de hidrógeno, agua helada, metanol, y formaldehido.

La concentración de estos materiales es baja, así que, si pudiéramos oler un pedazo del cometa en la Tierra, probablemente ni siquiera seríamos capaces de distinguir el olor. Los científicos esperan poder obtener más datos sobre la composición química del cometa 67P cuando se acerque más al Sol. Los cometas están considerados las "piezas sueltas" que sobraron de la construcción del Sistema Solar, y su análisis podría aportar nuevas claves sobre la formación del universo. [vía Universidad de Berna (PDF)]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)