Imagen: Gregory Breton/Panthera

El gato de las arenas o gato del desierto es uno de los felinos más huidizos que existen. Hay pocos ejemplares y los que viven en libertad apenas dejan huellas, se mezclan con el entorno por su pelaje y tienen ciclos de vida nocturnos. Para colmo, su hábitat se ha visto severamente reducido por la actividad humana.

Ahora, y después de cuatro años de investigaciones en el norte de África, un equipo de conservacionistas ha conseguido captar por primera vez en video a una camada de gatitos del desierto en estado salvaje. Eran tres crías del color de la arena que tenían ocho semanas de vida y fueron vistas en el Sáhara marroquí durante la madrugada, cuando aún estaba oscuro.

Las grabaciones y las fotos fueron tomadas en abril por el grupo Panthera, una organización dedicada a la conservación de las 40 especies de gatos salvajes que existen y sus ecosistemas. Este hito ocurre apenas un año después de que la Agencia Medioambiental de Abu Dhabi fotografiara por primera vez en diez años a varios ejemplares adultos de la especie mediante cámaras trampa.