Contaminación sobre Londres. Foto: AP Images

Las emisiones de dióxido de nitrógeno captadas por una estación no pueden superar las 18 horas anuales en el Reino Unido. En Brixton Road lo han debido entender como un reto, porque lo ha superado en solo 5 días. El Colegio Imperial de Londres calcula que pronto le seguirán otras calles.

En cierto modo, y aunque muy lamentable, es un récord. El año pasado la primera estación de Reino Unido en superar los niveles de dióxido de nitrógeno autorizados fue la de Putney High Street. Lo logró el día 8 de enero.

Las mediciones son recogidas por científicos del Colegio Imperial de Londres y forman parte del London Air Project, una iniciativa para limpiar el aire de la ciudad que no va muy viento en popa. En noviembre de 2016, un tribunal británico condenó al gobierno del país por haber fracasado en su plan para adecuar los estándares de emisiones a las leyes europeas. La demanda fue interpuesta por un bufete ambientalista llamado ClientEarth, pero da una idea de lo atrás que se está quedando Reino Unido en materia medioambiental.

Advertisement

Advertisement

ClientEarth y otras organizaciones como Greenpeace llevan tiempo presionando al Reino Unido para que regule la progresiva retirada de la circulación de los vehículos diesel y su sustitución por híbridos y eléctricos. Es algo que otras grandes ciudades ya están haciendo. No obstante, ni el escándalo de emisiones de Volkswagen ha servido para acelerar el proceso.

El dióxido de nitrógeno es uno de los contaminantes más dañinos para la salud humana. Está asociado a problemas pulmonares y ya hay algunos estudios que lo asocian con el daño cerebral. Penny Woods, director de la Fundación Británica del Pulmón ha expresado su preocupación por la calidad del aire en Londres. “La mezcla de estos niveles de contaminación tóxica con las temperaturas frías suponen un serio riesgo para personas con afecciones pulmonares y afectan claramente a nuestra salud”, ha añadido Woods. [vía New Scientist]