Envuelto en el dulce sabor del hype, ayer pudimos ver por fin el primer tráiler de Jurassic World, el regreso a las grandes pantallas de la saga iniciada por Steven Spielberg, Michael Crichton y Jurassic Park. Está lejos de ser perfecto, sobre todo por una CGI que parece que va a dejar bastante que desear, pero la respuesta en general fue muy positiva y nos dejó a muchos con ganas de que llegue ya el 12 de junio.

A quien no parece haberle gustado tanto sin embargo es a paleontólogos, entomólogos, nerds de los dinosaurios e investigadores varios que han visto, en los apenas dos minutos y medio que dura el vídeo, algunos errores científicos flagrantes.

Advertisement

A Brian Switek, autor de My Beloved Brontosaurus (y en honor a la verdad, probablemente uno de los mejores libros de dinosaurios que he leído), aparte de no estar demasiado de acuerdo con la premisa principal del film (creación de dinosaurios modificados genéticamente), le parece ridículo que siendo carnívoro tenga pulgares:

No le falta razón, de hecho, los relativamente pocos dinosaurios de los que conocemos que tengan pulgares, como el Iguanodon, eran herbívoro y los utilizaban como herramientas prensiles rudimentaria para poder acercar mejor ramas y otros objetos al comer.

Advertisement

Morgan Jackson, un entómologo canadiense, está horrorizado ante el hecho de que aunque se pretende enseñar un mosquito atrapado en ámbar, en realidad es algo más parecido a un tábano (tipúlidos).

Pero probablemente Darren Naish, un zoólogo británico, haya sido el que ha sacado el tema más espinoso con la base científica de Jurassic World: las plumas. Que muchos dinosaurios probablemente estaban cubiertos de plumas es uno de los cambios más importantes que hemos hecho desde que en 1993 Spielberg lanzase Jurassic Park. Por desgracia, en todo el tráiler de Jurassic World no hay una sola referencia a dinosaurios con plumas, y viendo la escasa preocupación científica en el resto de detalles, parece dudoso que vaya a haberlos.

Las quejas traen a colación el clásico problema en el cine de ciencia-ficción ¿Hasta qué punto se inclina la balanza hacia la ciencia y hasta qué punto hacia la ficción? En mi caso particular, entiendo que Jurassic World es un mero producto de entretenimiento, hollywoodiano además y las imprecisiones científicas no me molestan en exceso. Dada sin embargo la cantidad que siempre hay de científicos deseosos de asesorar y mejorar los aspectos técnicos de cualquier película, me parece que las cosas se podrían haber hecho increíblemente mejor. Y con más respeto.

La Jurassic Park original despertó en la década de los 90 un amor por los dinosaurios nunca visto hasta ese momento. Y probablemente fuese, pese a sus cantidades ingentes de ficción, por un respeto algo más profundo a la base científica de la cinta. No quita, como dato curioso, que Spielberg no se tomase sus licencias: los dientes del T-Rex tenían forma de plátano, por ejemplo, y los famosos velocirraptores son en realidad más parecidos al Deynonichus.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)