Una de las cosas que hace que la saga de Jurassic Park sea tan m√≠tica es la m√ļsica de John Williams. Esa majestuosa banda sonora es una de las composiciones m√°s reconocibles del legendario compositor. En Jurassic World: Fallen Kingdom hay momentos en los que suena brevemente la canci√≥n m√°s conocida de la saga, pero nunca se desata por completo, algo que es una analog√≠a perfecta para la pel√≠cula en general. En Fallen Kingdom todo se siente, nunca hay un momento que sea digno de esa m√ļsica ic√≥nica.

Retomando la historia tres a√Īos despu√©s de Jurassic World, la pel√≠cula de 2015, al comenzar Fallen Kingdom el mundo se encuentra en un dilema moral. Un volc√°n amenaza con matar a todos los dinosaurios que quedan en el planeta. ¬ŅLos salvamos como a cualquier otra especie en peligro de extinci√≥n? O, sabiendo lo que generalmente le hacen a los humanos (en cinco pel√≠culas hasta ahora), ¬Ņlos dejamos morir? A l inicio de la pel√≠cula pareciera como si ese debate va a ser el foco de la trama. Es una discusi√≥n tan interesante y madura que cuando la pel√≠cula realmente deja que los personajes la desarrollen, Fallen Kingdom est√° en su mejor momento, desafiando las expectativas de que los grandes √©xitos de taquilla no pueden tener tramas serias. Sin embargo, si bien la idea es parte de la pel√≠cula, por lo general queda en segundo plano ante la trama principal.

Esa trama principal es acerca de Claire (Bryce Dallas Howard) y Owen (Chris Pratt), quienes han sido contratados para regresar a Jurassic World para ayudar a capturar al velociraptor Blue, el √ļltimo de su especie. Quien los ha contratado ha sido el multimillonario Benjamin Lockwood (James Cromwell), quien se cree fue socio de John Hammond cuando Hammond clon√≥ por primera vez un dinosaurio. Lockwood quiere que Blue, y varias otras especies, sean colocadas en una reserva deshabitada. Sin embargo, Eli Mills (Rafe Spall), socio de Lockwood, planea vender los dinosaurios sin que lo sepa, para financiar dinosaurios h√≠bridos y armados que vender√° al mejor postor.

Advertisement

Una vez que Claire y Owen regresan al parque, el director J.A. Bayona comienza a revelar un sinf√≠n de escenas impresionantes. Algunas son a gran escala y √©picas, otras son peque√Īas y aisladas, pero mantienen la pel√≠cula en movimiento a un ritmo muy r√°pido. Las im√°genes tambi√©n son impactantes, como podr√≠amos esperar de una pel√≠cula que incluye escenas en las que docenas de dinosaurios se alejan de un volc√°n activo. El problema es que todas estas escenas, aunque son entretenidas, comienzan a chocar entre s√≠. Las grandes se sienten algo peque√Īas. Las peque√Īas se sienten grandes. Pero pocas destacan de manera importante.

Y esa sensaci√≥n contin√ļa una vez que Fallen Kingdom se muda a su segundo escenario principal, el terreno de Lockwood. La idea de poner constricciones a los dinosaurios podr√≠a hacer que la pel√≠cula se sienta m√°s grande y m√°s aterradora, haciendo parecer a los escenarios como una especie de casa embrujada. Sin embargo, la pel√≠cula no lo logra, solo muestra una persecuci√≥n est√°ndar y una narrativa en la que los protagonistas tienen que escapar. De nuevo, Fallen Kingdom tiene algunos momentos y tomas geniales, pero nada digno del nombre ‚ÄúParque Jur√°sico‚ÄĚ.

Adem√°s, ninguno de los personajes realmente se destaca. Claire y Owen b√°sicamente se vuelven versiones ligeramente m√°s conscientes de s√≠ mismos. Mills nunca es un villano intimidante. El Dr. Ian Malcolm (Jeff Goldblum regresa a su papel cl√°sico) es muy poco utilizado. La importancia de Lockwood para la franquicia se siente incre√≠blemente forzada y, como resultado, gran parte de la l√≥gica detr√°s de la historia se ve socavada. Es muy probable que algunas de las cosas que suceden al final de Jurassic World: Fallen Kingdom hagan que el p√ļblico gru√Īa descontento en lugar de aplaudir.

Advertisement

Tal vez lo que dijo Claire en la primera Jurassic World es cierto. Tal vez nos hemos vuelto tan insensibles a ver a los dinosaurios corriendo y comiendo personas que necesitamos algo nuevo y m√°s grande para impresionarnos. Lamentablemente, Jurassic World: Fallen Kingdom no es eso. Dejando de lado sus buenos momentos y algunas buenas ideas, se siente insignificante. No hay sensaci√≥n de ‚Äú¬°wow!‚ÄĚ, lo que hace que me alegre de que nunca use por completo la m√ļsica de John Williams. Si lo hubiera hecho, nos habr√≠a recordado de lo que esta franquicia puede ser, pero no es esta vez no ha sido.

Jurassic World: Fallen Kingdom se estrena el 22 de junio.