Hace una semana Google hizo público un fallo de seguridad crítico en Windows 10 antes de que Microsoft pudiera solucionarlo, y la compañía no se lo tomó nada bien. Pero una nueva actualización del sistema operativo ha llegado para solucionar esta vulnerabilidad que muchos consideraban crítica.

Tanto las firmas expertas en seguridad informática como compañías al estilo de Google y muchas otras suelen encontrar fallos de seguridad y bugs en diferentes plataformas con las que trabajaban, ya sea Windows, OS X o incluso servicios web. Lo cordial es que el responsable del descubrimiento notifique a la compañía detrás del producto del fallo que han encontrado antes de anunciarlo al público, con la finalidad de dar tiempo suficiente para que lo solucionen.

Advertisement

Advertisement

El problema es que Google no esperó lo suficiente antes de que Microsoft pudiera solucionar el fallo. La semana pasada anunciaron que habían encontrado el fallo y la solucionaron en el navegador Chrome, pero dejaron claro que Windows 10 todavía era vulnerable. Esto abría las puertas a que hackers y otros atacantes maliciosos conocieran el bug y buscaran formas de aprovecharlo.

Pero Microsoft por fin ha solucionado la vulnerabilidad e instan a todos los usuarios de dispositivos con Windows 10 que actualicen su sistema a la nueva versión que han liberado lo antes posible para evitar ser víctimas de un atacante que sepa cómo explotar la vulnerabilidad.

El vicepresidente de Windows anunció que estaba muy decepcionado de que Google liberara tal información sobre vulnerabilidades antes de que pudiesen solucionarlo porque ponen en riesgo a los usuarios. Lo cual es cierto, pero la buena noticia es que este problema ya es cosa del pasado. [Microsoft vía ZDNet]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.