La fusión nuclear es la gran promesa incumplida de la generación de energía. Limpia, ilimitada y barata pero con un problema: no hemos logrado la tecnología capaz de hacerla viable. Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts acaba de anunciar el paso que estábamos esperando, y todo gracias a un nuevo tipo de imanes superconductores.

El principal problema de la fusión nuclear es que actualmente consume más energía de la que produce. La fusión nuclear es el mismo proceso que tiene lugar en las estrellas. En el caso de la reacción generada por el hombre, una serie de láseres de alta potencia hace entrar en fusión una pequeña cantidad de hidrógeno. No solo los láseres consumen energía. Para contener el plasma supercaliente que generan las reacciones nucleares es preciso una cámara magnética que utiliza potentes electroimanes para contener la reacción.

Advertisement

En 2013, científicos del Centro Nacional de Ignición en Livermore, California, lograron romper el punto de equilibrio de la fusión por primera vez, o sea, lograr que genere más electricidad de la que consume, pero de ahí a tener un reactor de fusión comercialmente viable hay un trecho muy largo.

Reactor de fusión ARC planteado por el MIT

La principal instalación que trata de convertirse en el primer reactor de fusión comercial del mundo es el ITER, un proyecto francés que lleva años en construcción y que costará en torno a los 40.000 millones de euros.

Advertisement

El reactor del MIT está basado en el mismo diseño toroidal que los Tokamak soviéticos que se prueban actualmente, pero es mucho más pequeño. Pese a ello, es capaz de multiplicar por 10 la potencia del ITER en la mitad de su tamaño. Su secreto está en el uso de un nuevo tipo de imanes superconductores que ya existen en el mercado pero que no existían cuando el ITER comenzó a construirse. Se llaman REBCO y están compuestos de óxido de cobre y bario.

Los imanes REBCO son unos superconductores tan potentes que permiten gastar mucha menos energía en contener el plasma del reactor. El reactor, bautizado como ARC, es más sencillo de construir y mantener. Su diseño es similar al de los Tokamak, pero han integrado una cámara de material líquido reemplazable que sirve de refrigeración adicional a la cámara del plasma.

De momento, es solo un concepto, pero podría poner en marcha de una vez la tecnología de fusión nuclear, acabar con las actuales centrales y sus desechos radiactivos, y abrir una nueva era en lo que a generación de energía se refiere. En el momento en que podamos fabricarlo, el siguiente paso será miniaturizarlo. [vía MIT]

Foto de portada: reactor de fusión Joint European Torus (JET, en inglés), Oxford, Reino Unido

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)