No es la primera vez que vemos chips que tratan de imitar el funcionamiento del cerebro humano, pero no con este tipo de memoria. IBM acaba de presentar un chip que imita una red de neuronas mediante memoria de cambio de fase. El avance podría revolucionar el reconocimiento de imágenes.

A mediados de este año, IBM mostró al mundo TrueNorth, un salto cuantitativo impresionante en la investigación de cerebros artificiales. La primera versión, solo equivalía a 256 neuronas con 262.144 sinapsis programables. De un único núcleo neurosináptico, este proyecto de IBM y el programa DARPA SyNAPSE ha pasado a 4.096 núcleos y un millón de neuronas con 256 millones de conexiones.

El chip presentado hoy está muy lejos de esa marca. Integra solo 913 neuronas con 165.000 conexiones. Sin embargo, tiene una particularidad nueva: está basado en memoria de cambio de fase (Phase Change RAM o PRAM). Esta tecnología basada en "células" de cristal está avanzando poco a poco hacia su comercialización, y presenta muchas ventajas respecto hacia los actuales tipos de memoria no volátil.

Advertisement

Aparte de aumentar la capacidad de almacenamiento de nuestros futuros gadgets, el uso de PRAM como soporte a chips que imitan el funcionamiento de un sistema biológico permite diseñar redes más densas capaces de almacenar más información. Son, además, más fáciles de reprogramar, lo que ha permitido a los investigadores diseñar un chip que ajusta su funcionamiento a medida que recibe nuevos datos.

De momento, el chip no será el germen de ninguna inteligencia artificial maligna. Su fuerte es el reconocimiento de imágenes. Después de mostrarle 5.000 números escritos a mano, el sistema es capaz de reconocer nuevos números con un 82% de efectividad. Estamos en los primeros pasos de esta tecnología, pero cada vez es más prometedora. [International Electron Devices Meeting vía MIT Technology Review]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)