En los videojuegos hay géneros que son eternos y nunca dejarán de existir, siempre y cuando haya buenos títulos que pertenezcan a ellos: los plataformas, bullet hell y acción son unos algunos de ellos. Otem’s Defiance es un juego que aprovecha algo de cada uno de estos géneros, y es tan rápido y divertido que no puedes dejar de jugarlo.

Es un juego independiente que se basa en saltar, esquivar obstáculos y disparos, y asestar proyectiles mágicos contra un objetivo que no deja de moverse. Todo se basa en tus reflejos, mientras vas esquivando disparos, rayos láser, bolas de fuego y saltando más veces que en un juego de Mario Bros para poder sobrevivir a ese caos que te rodea, mientras destruyes el tótem que te ataca.

Advertisement

Es tan rápido como casual, un juego que puedes disfrutar por partidas rápidas de 10 o 15 minutos, o quedarte enganchado durante horas intentando superar ese nivel que parece imposible. Esto, acompañado de unos estilo gráfico precioso y una música que cumple al momento de subir la adrenalina.

Finalmente, el juego no es solo saltar, esquivar y disparar. Otem’s Defiance tiene una historia bastante interesante, la cual se basa en un niño que fue elegido como sacrificio humano para los dioses en una aldea, pero decide sobrevivir y escapar destruyendo a sus dioses.

En general siempre suelo estar al acecho de videojuegos independientes que tengan algo que considere único o especial, y Otem’s Defiance se ha robado mi atención por completo. Lo único que desearía es que también pudiera jugarlo en el móvil o una consola portátil. Quizás en el futuro sea posible.

Puedes comprar Otem’s Defiance por 15 dólares en Steam. Este es su tráiler:


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.