El Ping Pong es un juego tan popular como sencillo visualmente. Tanto que a veces puede llegar a ser aburrido. Un grupo de artistas digitales se ha propuesto cambiar eso mediante un experimento realmente curioso: mezclar el juego tradicional con realidad aumentada. El resultado: la mesa Pingtime.

El invento lo han creado Sergiu Doroftei, Bogdan Susma, Ion Cotenescu y Silviu Badea para el festival de arte y música electrónica Rokolectiv. La mesa Pingtime al final no solo es una especie de tablero de Ping Pong en esteroides, también mide los tiempos de reacción de los jugadores en cada partida con un rudimentario sistema de medición instalado en las raquetas.

En definitiva, la idea es más visual que práctica, pero recuerda a otros inventos que mezclan realidad aumentada y deporte, como estas canchas de fútbol improvisadas en mitad de la calle con proyectores láser. Quién sabe si dentro de unos años hablaremos de deporte aumentado [Prote.in]