La segunda generación de Apple Watch tiene un nuevo tope de gama, y es de un prístino color blanco nieve. La tonalidad tiene su explicación. La corona del reloj está fabricada en cerámica, pero ¿qúe tipo de cerámica es esa para que cueste mucho más que el modelo de acero.

El material en cuestión no es en absoluto nuevo. Muchos fabricantes de relojes de lujo como Rado, Rolex o Chanel ya venden modelos fabricados en cerámica. De hecho, es uno de los materiales más demandados por los entusiastas de los relojes de pulsera y la razón es du increíble dureza.

El aluminio, que es el material más usado en dispositivos Apple como los MacBook o los iPhone básicos es conveniente por su ligereza, pero se trata de un metal dúctil que se deforma y se raya con facilidad. El acero que Apple usa en su modelo intermedio de Apple Watch es un metal más duro, pero sigue siendo un metal. Cualquier reloj de acero es susceptible de acabar con marcas de rallones si no tenemos cuidado.

La cerámica, en cambio, no es un material dúctil, sino que reacciona a la deformación de manera elástica. En otras palabras, no se raya. El peligro que tiene es que, si la deformación o el golpe alcanzan un límite puede romperse. La capacidad para resquebrajarse de la cerámica depende del tamaño de los poros del material. Un ladrillo o una cazuela de barro tiene poros muy grandes. Por eso son tan quebradizos.

Sponsored

Lo que los joyeros usan para los relojes es un material cerámico basado en óxido de circonio, que es también la base para los diamantes falsos. Este material cerámico tiene los poros tan finos que es virtualmente irrompible a menos que lo sometamos a una presión brutal. También es prácticamente imposible de rallar. Desde luego resiste situaciones en las que el acero acabaría con marcas seguro. En el caso de Apple, la compañía añade óxido de aluminio (un material conocido como Alumina) para darle esa tonalidad blanca.

De hecho, sería un material ideal para los iPhone, aunque probablemente la base del terminal de Apple sea demasiado fina como para resultar conveniente hacerla en cerámica. Eso por no mencionar el precio. Si el Apple Watch Serie 2 de cerámica cuesta 1.250 dólares cuando el normal cuesta 369, un iPhone de cerámica tendría un precio totalmente desorbitado. [vía Wired]