Imagen: Alex Cranz/Gizmodo

Hay tres cosas en mi vida que adoro: los juguetes sexuales, la tecnología y reutilizar las pertenencias en mi casa para que un día pueda lograr mi objetivo de dominar Etsy y/o Pinterest con mis encantadoras creaciones de Brooklyn.

Eso, amigos míos, es precisamente por lo que decidí hacer algo imprudente: meter un viejo Nokia 3310 en mi vagina. Por decirlo sin rodeos, no fue mi viejo Nokia 3310, sino el que me proporcionaron las buenas gentes de Gizmodo cuando les comenté que había una historia que necesitábamos investigar. Es la siguiente: mujeres de todo el mundo juran que el Nokia 3310 se puede usar como un vibrador. Uno muy bueno.

El rumor resurgió hace poco después de que Agents of Ishq, una web sobre sexo india, realizara una encuesta entre 100 mujeres. Descubrió que muchas declararon que su antiguo Nokia era el mejor vibrador.

Advertisement

En 2003, un desarrollador de software hizo una aplicación de vibrador para el Nokia tras presenciar a una mujer utilizar su teléfono como tal en un bar. En aquel entonces el hombre comentó a Wired que “Es el único caso confirmado que conozco”.

Para escribir esta historia hablé incluso con un hombre (que prefiere que no utilicemos su hombre) que intentó utilizar su teléfono plegable como un Fleshlight (un masturbador masculino). Los resultados no fueron óptimos. La mayoría de confesiones de personas que utilizan el teléfono para actos sexuales físicos están en Internet, donde encontrarás muchos testimonios.

Tenía mis dudas, porque como ya saben, un Nokia es un teléfono. Es un ladrillo fino, eso sí, pero es lo que es. Puedes jugar Snake en él, por ejemplo. También, según la caja en la que vino, tiene “32 tonos polifónicos preinstalados”. Yo no probé ninguno de estos tonos, pero sí decidí averiguar de una vez por todas si una persona puede masturbarse con este teléfono.

A modo de preliminares, desempaqué el teléfono. Me contentó ver que tenía un teclado grande resistente al polvo. No creo que mi vagina tenga polvo, pero era bueno saber que el Nokia 3310 se adelantó a su época y sus ingenieros pensaron en proteger bien el teclado.

Advertisement

El teléfono no es resistente al agua y, aunque no tenía planes de llevarlo conmigo a la bañera, sí me dio un poco de ansiedad sobre lo que pasaría si el teléfono me electrocutara mientras lo estaba probando. Llegados a ese punto, continué porque soy una escritora de sexo determinada: “Si mi madre va a recibir una llamada sobre mi muerte causada por un juguete sexual, es todo lo que hay que decir, voy a vivir mi vida a lo máximo”, pensé.

Luego, abrí mis piernas como si estuviera en la oficina del ginecólogo y me aseguré de que tenía la vibración del teléfono en su modo más alto.

Aunque el Nokia 3310 está diseñado para ser cómodo cuando te lo pones a la oreja, resulta que la oreja tiene una forma muy diferente a la vagina. Salvo que tu vagina tenga forma de un perfecto rectángulo delgado, introducir el teléfono no es viable. Por lo tanto, considera el Nokia solamente si te gusta la estimulación en el clítoris. Tardé un poco en averiguar cómo coger el teléfono y posicionarlo en un ángulo específico para no sentir que me estaba literalmente follando a un móvil.

La otra cosa que tardé un poco en averiguar era como mantener el teléfono en modo vibración el tiempo suficiente para sentir algo. Después de 30 minutos de lo que se sintió como jugar Find My Phone con mi clítoris, me di cuenta de que si vas a ajustes e intentas seleccionar opciones de vibración, el teléfono continua vibrando en los diferentes patrones como una vista previa. Seguirá haciendo esto hasta que pulses el botón verde. Descubrir esto me permitió proceder.

La posición que finalmente escogí era una en la cual la luz de la pantalla iluminaba mi vagina, lo que provocó que mi gato la atacara creyendo que algo me estaba ocurriendo. Tras echar al gato de la habitación, me acostumbré al Nokia y descubrí que aunque la ergonomía no está en su favor, la vibración es lo suficientemente poderosa para utilizarlo como un vibrador y que hay suficientes vibraciones diferentes para hacer posible un orgasmo. ¿Lo único negativo? Que ya no puedo mirar a un Nokia del mismo modo.

Dos vibradores. El Nokia 3310 y el Iroha Mini de Tenga.

El tamaño del Nokia, su batería duradera y el hecho de que no se pueda identificar como un vibrador lo convierte en un dispositivo atractivo para un principiante. Si estás nervioso sobre la idea de ir a una tienda erótica y abrumado con el inventario del Amazon de Jeff Bezos, utilizar un antiguo teléfono que se puede encontrar en eBay podría ayudarte a cumplir tus sueños de placer.

Advertisement

No obstante, si quieres un vibrador sencillo, pequeño y discreto con una batería duradera, no necesitas buscar un Nokia 3310. Un vibrador bullet o el Iroha Mini de Tenga satisfará tus necesidades sin que tus labios vaginales le llamen a tu tía Karen por accidente (necesitarás T-Mobile ya que es la única red 2G que sigue funcionando en Estados Unidos).

El Iroha Mini tienen un botón de inicio discreto y una autonomía que llega a las 5 horas con sola una batería AAA, aunque no tiene una variedad de opciones de vibración. Aún así, el Iroha Mini es asequible y atractivo y puedes llevártelo a la bañera sin tener que imaginarte explicando a un montón de bomberos por qué decidiste follar a tu Nokia.

LÉEME

  • No se parece a un vibrador.
  • Porque no es un vibrador. Es un teléfono.
  • Vibra de forma agradable, pero es difícil cambiar las vibraciones.
  • Es un teléfono.