El último lanzamiento de SpaceX

SpaceX está lista para una de sus acrobacias más complicadas, que podría romper su buena racha de tres aterrizajes consecutivos. En unos minutos, el Falcon 9 realizará un doble lanzamiento desde Cabo Cañaveral junto al ya tradicional intento de aterrizaje sobre la barcaza robótica Of Course I Still Love.

Si todo sale bien, el cohete de Elon Musk alcanzará una órbita de transferencia geoestacionaria media hora después de la orden de despegue y soltará su carga, dos satélites de comunicaciones con propulsión eléctrica, con una ventana de cinco minutos entre las dos puestas en órbita.

Advertisement

El primer satélite es el EUTELSAT 117 West B, que se encargará de ofrecer servicios gubernamentales, de vídeo y telecomunicaciones para el territorio latinoamericano. El segundo satélite es el ABS-2A, que ofrecerá servicios de vídeo y comunicaciones en África, Oriente Medio, Rusia y el sur de Asia.

Advertisement

Se trata de un lanzamiento de gran velocidad con una reentrada en la atmósfera de altísima temperatura, por lo que en SpaceX son cautos y advierten que el aterrizaje de la primera fase del Falcon 9 sobre el mar va a ser “difícil”.

Puedes seguirlo en directo a través de este stream:

Actualización (T+ 8 min): después de superar la velocidad del sonido durante el lanzamiento, soltarse y volver a encenderse para la reentrada en la atmósfera, la primera fase del Falcon 9 ha tenido un aterrizaje accidentado en el océano Atlántico.

Se posó sobre la barcaza robótica ¿envuelta en llamas?

Actualización (T+ 26 min): la segunda fase del cohete continúa su misión con normalidad, pero SpaceX confirma que ha perdido la primera fase en el intento de aterrizaje. No obstante, “son pruebas experimentales” y están “recopilando un montón de datos” para aprender del fallo de hoy.

Actualización (T+ 35 min): tanto el satélite de EUTELSAT como el de ABS han sido puestos en órbita con éxito. En cuanto al aterrizaje, no pudo ser: se rompe la buena racha, pero al menos SpaceX no se encontrará con problemas de espacio en su hangar de cohetes.

Según publica Elon Musk, el fallo estuvo en la falta de fuerza de uno de los tres motores de reacción que se encargan de desacelerar el cohete durante la reentrada en la atmósfera. Esto, bromea Musk, provocó un “RUD” (rapid unscheduled disassembly o desmontaje no planificado).

En otras palabras, el Falcon 9 impactó con fuerza contra la barcaza. “Quizá el impacto más duro hasta la fecha”, dice el CEO de SpaceX. La compañía prepara mejoras en el cohete que podrán compensar la falta de empuje de un motor. Estarán listas a finales del año.

Tienes mas información sobre la misión en la nota de prensa de SpaceX.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.