En Alemania, es común encontrar bombas sin explotar de la Segunda Guerra Mundial. Se suelen encontrar durante proyectos de construcción, por ejemplo. Dicho esto, cuando un hombre del pueblo de Bretten, Alemania se encontró un objeto largo, cilíndrico y oscuro en su jardín, pensó lo peor: era una bomba.

El hombre de 81 años llamó con preocupación la policía para reportar lo que había encontrado. La presencia de una bomba muchas veces obliga a las autoridades a evacuar los residentes de la zona mientras se desactiva la bomba. No obstante, cuando llegó la policía, encontraron que el objeto no era nada más que un calabacín extraordinariamente grande, midiendo 40 centímetros y 5 kilogramos.

Advertisement

Según la policía, “el objeto de verdad parecía una bomba”. Piensan que alguien simplemente tiró la verdura sobre el cerco al jardín del residente.

Aunque en este caso el objeto en cuestión resultó ser una verdura inofensiva, las bombas sin explotar son un problema serio en Alemania aún 70 años después de la Segunda Guerra Mundial. Entre 1940 y 1945, de acuerdo con Smithsonian, las fuerzas armadas de Estados Unidos e Inglaterra depositaron más de un millón de bombas en Alemania. Se estima que hasta un 10% de las bombas no explotaron.

Hoy en día, se encuentran más de 2.000 toneladas de municiones cada año.

[AP y Smithsonian]