Imagen: Samer Kalaf vía Deadspin

Como nosotros, nuestras mascotas están cada vez más gordas. Según un estudio realizado en Estados Unidos, los casos de sobrepeso en perros y gatos aumentaron un 158 y un 169% respectivamente durante la última década. En 2016, una de cada tres mascotas tenía sobrepeso u obesidad.

Los datos provienen de Banfield, una compañía estadounidense que tiene hospitales veterinarios en 42 estados. Los investigadores analizaron datos de 2,5 millones de perros y 500.000 gatos que habían recibido un examen físico y visual en 975 localidades distintas de Estados Unidos durante 2016.

Advertisement

De acuerdo con Banfield, se considera que un animal doméstico tiene sobrepeso si sus costillas no se pueden sentir fácilmente al tacto y su cintura está perdiendo la forma. Cuando las costillas no se sienten en absoluto y la cintura deja de ser visible, se considera un caso de obesidad.

Que una de cada tres mascotas tenga sobrepeso u obesidad implica que nuestros perros y gatos están engordando a un ritmo similar al nuestro. En Estados Unidos, un 36,5% de la población tiene obesidad y, según otro estudio reciente, un tercio de la población mundial tiene sobrepeso.

Curiosamente, no hay relación entre perros gordos y dueños gordos. De hecho es justo al contrario: algunos de los estados con las tasas más altas de obesidad humana, como Louisiana, Alabama y Mississippi, tienen algunas de las tasas más bajas de obesidad en mascotas.

Advertisement

Las razas de perros con mayor tendencia a la obesidad, según Banfield, son el Labrador retriever, el Cairn terrier y el Cocker spaniel. En cuanto a los gatos, las razas que tienden a engordar son el Manx y el Maine Coon.

Aparte de la genética y enfermedades como la artritis, los perros y los gatos engordan por la sobrealimentación y la falta de ejercicio. Un problema subyacente es que muchas veces los dueños no son capaces de reconocer un problema de sobrepeso en sus mascotas. Con tanto perro y tanto gato con kilos de más, es difícil darse cuenta de que esas adorables criaturas rechonchas tienen que ponerse a adelgazar.

[Banfield vía Ars Technica]