Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Constelación de estrellas (Pixabay)

Hace alrededor de 900 años la Luna desapareció del cielo misteriosamente, un fenómeno descrito por muchos testigos y que se menciona en varios escritos históricos. Ahora un grupo de investigadores parece haber dado con la explicación.

Advertisement

Durante décadas, los astrónomos han debatido sobre las causas de este fenómeno aparentemente ocurrido en 1110, y hasta hace poco el culpable solía ser considerado el volcán Hekla.

Hasta ahora se daba por sentado que se dio una gran agitación en la atmósfera de la Tierra: los cielos se oscurecieron después de que una nube gigante de partículas ricas en azufre se movió a través de la estratosfera, y finalmente aterrizó en la Tierra.

Advertisement

Los investigadores cuentan que el hielo ha estado preservando esta evidencia durante escalas de tiempo increíblemente largas, lo que ayuda a los científicos a determinar las fechas exactas de los eventos que son visibles en las capas de un núcleo de hielo. Sin embargo, no es una tarea fácil.

Mientras que se ha confirmado que el acto de “desaparición” de la Luna ocurrió, a lo largo de los años se han presentado diferentes teorías sobre por qué.

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: La Luna (Pexels)

Como decíamos antes, muchos asumieron que se trataba del depósito sulfuroso dejado por una gran erupción ocurrida en 1104 con el volcán Hekla de Islandia. Sin embargo, otra investigación más reciente concluyó que una escala de tiempo denominada Greenland Ice Core Chronology 2005 (GICC05) mostraba que dichas fechas eran incorrectas para los eventos.

Advertisement

De hecho, esta información es lo que llevó al nuevo equipo de investigación dirigido por Sébastien Guillet, de la Universidad de Ginebra, a deducir que no pudo haber sido la erupción del Hekla lo que provocó el fenómeno específico.

¿Qué hicieron entonces? El equipo examinó los registros medievales que describían eclipses lunares oscuros que podrían corresponder al evento. Según describen en el artículo publicado en Nature Scientific Reports:

Los espectaculares fenómenos ópticos atmosféricos asociados con los aerosoles volcánicos a gran altitud han llamado la atención de los cronistas desde la antigüedad. En particular, el brillo reportado de los eclipses lunares puede emplearse tanto para detectar aerosoles volcánicos en la estratosfera como para cuantificar las profundidades ópticas estratosféricas después de grandes erupciones.

Advertisement

Los investigadores descubrieron que se produjo otra erupción volcánica, esta vez en 1108, cuando entró en erupción el Monte Asama de Japón. Combinando relatos de testigos y la observación de formaciones de anillos de árboles junto a otra documentación histórica, el equipo sugiere que fue esta erupción la que podría haber llevado a la extraña “desaparición”. [Nature, Vice]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter