Image: Flickr

En los últimos años, los bulldogs franceses han vivido un “repunte” de popularidad entre las mascotas más deseadas, ya sea por famosos o gente común. Sin embargo, detrás de esa “belleza” impuesta durante años hay una raza cuya salud pone en seria duda su futuro, el cual podría ser mucho peor.

Los bulldogs franceses son una de las razas braquicefálicas, es decir, perros cuyas cabezas grandes y caras planas seleccionadas por los humanos las hacen propensas a ciertas dolencias. La dificultad que tienen estas razas para respirar a través de sus narices comprimidas es tan grave que muchas aerolíneas se niegan a llevarlas.

Advertisement

Por ejemplo, United se unió a los transportistas hace unos días, dos meses después de que un bulldog francés se asfixiara en el compartimiento superior de uno de sus aviones donde un asistente de vuelo había metido al animal. Según ha contado Dan O’Neill, profesor titular del Royal Veterinary College de Londres:

Estos perros son una especie de sueño para las personas que quieren investigar sobre patología, enfermedades y perros porque tienen muchos problemas.

Image: Wikimedia Commons

Advertisement

Aunque obviamente esto es malo para la raza, O’Neill dice que también se ha convertido en una nueva crisis. Precisamente debido a su ascenso en popularidad, esa misma tendencia significará más animales enfermos en las clínicas veterinarias, facturas más costosas para los propietarios y más abandonos en refugios como consecuencia de ello, “eso sin mencionar el gran incentivo para que criadores sin escrúpulos produzcan cachorros con poca preocupación por su salud o bienestar”, agregó el investigador:

Estos perros salieron de la nada en 10 años. No son saludables, pero es su creciente popularidad lo que lo convierte en un gran problema.

O’Neill es también el autor principal de un nuevo estudio sobre la demografía y los trastornos de la raza. Él y un equipo de investigadores obtuvieron registros de todos los perros tratados en más de 300 clínicas solo en 2013. Terminaron con 2.228 bulldogs franceses y algunos datos reveladores.

Advertisement

De los cachorros nacidos ese año y vistos en esas clínicas, el 1.46% eran franceses, frente a solo el 0.02% en 2003, lo que los autores llaman un crecimiento “sin precedentes” para una sola raza. Además, la edad promedio de los bulldogs franceses en 2013 fue de 1.3 años, en comparación con los 4.5 de todos los perros. Eso indica que muchos fueron adquiridos recientemente.

Image: Flickr

A pesar de su juventud, el 72% tenía algún tipo de trastorno. Algunos de los más frecuentes fueron los problemas caninos comunes, como la diarrea o las infecciones de oído. Pero varios eran trastornos “conformacionales” o enfermedades relacionadas con la apariencia física que un día se decidió que debían tener los bulldogs franceses.

Advertisement

¿Cómo cuáles? Las dolencias incluyeron dermatitis cutánea, una infección bacteriana apestosa e incómoda que se desarrolla entre las arrugas de los perros y las úlceras corneales, una condición muy dolorosa que puede ser consecuencia de los ojos saltones que no se cierran completamente cuando un perro parpadea. Como era de esperar, cinco de los 25 problemas más frecuentes fueron los trastornos respiratorios superiores.

Lo peor, como afirma el investigador, es que “cuando estos perros alcancen la mediana edad, estos valores aumentarán drásticamente”. Por eso él y un gran número de investigadores tratan de mejorar el bienestar de la raza y reducir la demanda de ellos, “si ya tienen la raza, queremos ayudarlos, pero si no, quizás deberían tener en cuenta que hay otros perros hermosos ahí fuera”. [ScienceAlert]