Analizan por primera vez un hueso de San Nicolás, el santo del que nació la leyenda de Santa Claus: es auténtico

Retrato de San Nicolás. Imagen: YouTube

¿Fue San Nicolás una persona real? A día de hoy es imposible contestar si el santo que inspiró la leyenda de Santa Claus fue un personaje histórico o de ficción. Sin embargo, ahora sí podemos afirmar una cosa: uno de sus huesos remite exactamente al periodo histórico en el que se supone que vivió.

Puede parecer poco, pero es un comienzo importante. Los huesos atribuidos a santos a menudo resultan ser restos de un siglo completamente diferente al que se supone que vivió el personaje en cuestión. Los supuestos restos de este santo en concreto se conservan en la basílica de San Nicolás de Bari, al sureste de Italia, desde el año 1087.

Advertisement

Con el tiempo, algunos de esos restos se han donado a otras iglesias. Uno de ellos, sin embargo, ha ido a parar a las manos de los doctores Tom Higham y Georges Kazan, directores del departamento de reliquias del Centro Keble de Estudios Avanzados de la Universidad de Oxford.

Fragmento de hueso pélvico atribuido a San Nicolás. Foto: T. Higham & G. Kazan

Higham y Kazan no han dejado pasar la oportunidad de analizar la reliquia. De hecho es la primera vez que se hace. El resultado de los primeros exámenes por datación de carbono son concluyentes. Los restos pertenecen al siglo IV antes de cristo, exactamente la misma época en la que vivió San Nicolás, que se supone que murió en el año 343 antes de Cristo.

Advertisement

Se da la circunstancia además de que los restos que se conservan en Bari y Venecia son complementarios. No hay, en otras palabras, huesos duplicados que puedan pertenecer a dos personas.

Según la leyenda, San Nicolás sufrió la persecución del emperador Diocleciano y murió en Myra (actual Turquía), donde sus restos ya se convirtieron en objeto de veneración. Se dice que llegaron a Italia de manos de dos comerciantes italianos y desde entonces nos e han movido de allí. Nicolás era de familia adinerada. Este detalle fue lo que, en el siglo XVI, hizo que los niños comenzaran a pedirle caramelos el día seis de diciembre. De ahí nació la leyenda del padre invierno y lo que hoy en día conocemos como simplemente como Santa o Santa Claus.

Advertisement

El próximo paso de los investigadores es realizar un análisis paleogenético de los huesos para determinar si todos ellos corresponden a la misma persona. La caza del mito de Santa Claus aún está lejos de terminar, pero va por buen camino. [vía Phys.org]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key