Retrato de San Nicol√°s. Imagen: YouTube

¬ŅFue San Nicol√°s una persona real? A d√≠a de hoy es imposible contestar si el santo que inspir√≥ la leyenda de Santa Claus fue un personaje hist√≥rico o de ficci√≥n. Sin embargo, ahora s√≠ podemos afirmar una cosa: uno de sus huesos remite exactamente al periodo hist√≥rico en el que se supone que vivi√≥.

Puede parecer poco, pero es un comienzo importante. Los huesos atribuidos a santos a menudo resultan ser restos de un siglo completamente diferente al que se supone que vivi√≥ el personaje en cuesti√≥n. Los supuestos restos de este santo en concreto se conservan en la bas√≠lica de San Nicol√°s de Bari, al sureste de Italia, desde el a√Īo 1087.

Advertisement

Con el tiempo, algunos de esos restos se han donado a otras iglesias. Uno de ellos, sin embargo, ha ido a parar a las manos de los doctores Tom Higham y Georges Kazan, directores del departamento de reliquias del Centro Keble de Estudios Avanzados de la Universidad de Oxford.

Fragmento de hueso pélvico atribuido a San Nicolás. Foto: T. Higham & G. Kazan

Advertisement

Higham y Kazan no han dejado pasar la oportunidad de analizar la reliquia. De hecho es la primera vez que se hace. El resultado de los primeros ex√°menes por dataci√≥n de carbono son concluyentes. Los restos pertenecen al siglo IV antes de cristo, exactamente la misma √©poca en la que vivi√≥ San Nicol√°s, que se supone que muri√≥ en el a√Īo 343 antes de Cristo.

Se da la circunstancia adem√°s de que los restos que se conservan en Bari y Venecia son complementarios. No hay, en otras palabras, huesos duplicados que puedan pertenecer a dos personas.

Seg√ļn la leyenda, San Nicol√°s sufri√≥ la persecuci√≥n del emperador Diocleciano y muri√≥ en Myra (actual Turqu√≠a), donde sus restos ya se convirtieron en objeto de veneraci√≥n. Se dice que llegaron a Italia de manos de dos comerciantes italianos y desde entonces nos e han movido de all√≠. Nicol√°s era de familia adinerada. Este detalle fue lo que, en el siglo XVI, hizo que los ni√Īos comenzaran a pedirle caramelos el d√≠a seis de diciembre. De ah√≠ naci√≥ la leyenda del padre invierno y lo que hoy en d√≠a conocemos como simplemente como Santa o Santa Claus.

Advertisement

El pr√≥ximo paso de los investigadores es realizar un an√°lisis paleogen√©tico de los huesos para determinar si todos ellos corresponden a la misma persona. La caza del mito de Santa Claus a√ļn est√° lejos de terminar, pero va por buen camino. [v√≠a Phys.org]