Escultura de San Nicolás en París

Un equipo de arqueólogos en Turquía asegura haber encontrado la tumba de Santa Claus o, para ser más exactos, el cementerio donde se encuentran los restos de San Nicolás, el obispo que inspiró el mito moderno.

Según la historia, muchos siglos antes de que el personaje vestido de rojo se convirtiera en la imagen de la navidad moderna (y consumista), existía un monje del siglo IV bajo el nombre de San Nicolás cuya figura originó a Santa Claus.

Advertisement

Bien, según un equipo de arqueólogos, la tumba de Nicolás se encontraría debajo de una antigua iglesia en el sur de Turquía. Después de tres meses de investigaciones, el equipo asegura haber descubierto lo que parece un templo intacto y cementerios debajo de la iglesia en la provincia de Antalya, en un pueblo llamado Demre (antes conocido como Myra), donde Nicolás se convirtió en obispo. Para el investigador Cemil Karabayram:

El templo en el suelo de la iglesia está en buenas condiciones. Creemos que no ha recibido ningún daño hasta ahora, aunque es difícil entrar porque hay piedras con mosaicos en el suelo que deben ser escaladas una a una antes de entrar.

Santa Claus. Wikimedia Commons

Advertisement

Si los arqueólogos tienen razón, podría significar que los libros de historia necesitan una revisión. Hasta ahora, tradicionalmente se había pensado que los restos de San Nicolás fueron transportados a la ciudad de Bari en Italia por comerciantes italianos en 1087, unos 700 años después de su muerte.

Según esta interpretación de la historia, los marineros contrabandearon o robaron sus huesos para preservarlos durante un período en que la ciudad estaba siendo atacada continuamente por los turcos. Estos conflictos resultaron en la demolición y reconstrucción de la iglesia, que es cuando se cree que los restos se sacaron de la tumba de San Nicolás, a pesar de las objeciones de los monjes ortodoxos griegos.

San Nicolás. Wikimedia Commons

Advertisement

Si realmente sucedió así, es muy posible que los comerciantes no recuperaran todos los huesos (se cree que otras reliquias terminaron en Venecia y en otros lugares).

Sin embargo, en la nueva hipótesis de los arqueólogos ninguno de estos huesos pertenecía a San Nicolás, ya que la tumba de la que los sacaron no era suya, sino de otro sacerdote anónimo enterrado en la iglesia.

El equipo, tras estudiar cientos de documentos, sugiere que San Nicolás fue enterrado en una cámara sin tocar que se encuentra debajo de la iglesia, la misma que los investigadores afirman haber detectado mediante un escáner de TC y un radar de penetración en el suelo.

Advertisement

Por supuesto, todo esto está por verse en los próximos días o semanas. De encontrarse cualquier reliquia, los investigadores pasarían a analizarla para fecharla. Sea como fuere, el lugar de “descanso” del hombre que ayudó a crear el mito de Santa Claus, podría haberse resuelto tras años de controversia. [HurriyetDailyNews, CNN]