Foto: Getty Images

Apple y Google han reprogramado las rutas por las que circulan los autobuses que trasladan a sus empleados hasta las oficinas. La razón, si creemos la información a la que han tenido acceso en Mashable, es que los vehículos han sido atacados a pedradas durante su trayecto diario.

Pedradas, disparos de armas de airsoft o alg√ļn otro tipo de proyectiles sin precisar. Los datos de los ataques son vagos y ni Apple ni Google han precisado los da√Īos, pero parece que se limitan a unas cuantas ventanillas rotas. Sea como sea, los casos han sido lo bastante graves como para que Apple haya decidido cambiar de ruta. En un email enviado a empleados de la compa√Ī√≠a al que ha tenido acceso Mashable se lee:

Asunto: cambio de ruta temporal en los autobuses

Debiudo a los recientes incidentes de ventanillas rotas en la ruta que pasa por la autopista 280, hemos decidido cambiar el trayecto de forma temporal. este cambio puede significar retrasos de entre 30 y 45 minutos en el tiempo de ruta para algunos pasajeros.

Como siempre, la seguridad de nuestros empleados es nuestra principal prioridad. Trabajamos codo con codo con las autoridades para tratar de esclarecer los incidentes y os notificaremos tan pronto los trayectos vuelvan a la normalidad. Gracias por vuestra paciencia y comprensión

El equipo de transporte

Seg√ļn TechCrunch no es un caso aislado. Han sufrido da√Īos cinco de los autobuses de Apple que pasan por la autopista 280. Tambi√©n ha sido atacado uno de los de Google.

Advertisement

Captura de pantalla: TechCrunch

Ninguno de los veh√≠culos atacados muestra logotipos o se√Īales que identifiquen que son de Apple o Google. Sin embargo, por la misma ruta pasan autobuses de l√≠nea y ninguno de ellos ha sufrido ataques. La polic√≠a del condado investiga los incidentes, pero a√ļn no se ha identificado a los agresores ni sus motivaciones.

Entre San Francisco y Silicon Valley circulan numerosos autobuses que transportan a t√©cnicos y ejecutivos de alto rango de las compa√Ī√≠as desde los extrarradios de la ciudad hasta las oficinas. No es la primera vez que se acusa a estas compa√Ī√≠as de estar gentrificando los barrios y subiendo el precio de las viviendas, pero a√ļn no est√° claro que los ataques tengan este trasfondo. [v√≠a Mashable]