Si vives en la Unión Europea, o si eres un ávido fanático de la política europea (¿quién no lo es?), Es probable que hayas oído hablar del Artículo 13 en estos últimos meses. Y, si has escuchado a alguien hablar del artículo 13 en Internet, lo más probable es que esa persona no haya dicho nada bueno de él.

El artículo 13, que fue aprobado ayer por el Parlamento Europeo, incluye una cosa llamada “Directiva de derechos de autor” que hace que las plataformas como Google, Facebook, Twitch y YouTube sean responsables de todo el contenido que los usuarios suban a esas plataformas. En líneas generales, la ley tenía una parte positiva: los creadores merecen recibir crédito por su trabajo, y los gigantes de la tecnología necesitan algo de regulación. Sin embargo, en la realidad, el Artículo 13 no cumple realmente ninguna de esas cosas. Las empresas tendrán que pagar a los titulares de los derechos (por lo general, otras grandes empresas) por cualquier contenido que infrinja los derechos de autor o, y este es el resultado más probable, tendrán que borrar cualquier contenido que pueda traspasar esta línea. En lugares como YouTube y Twitch, donde los creadores crean regularmente vídeos y transmisiones utilizando de todo, desde secuencias de videojuegos hasta emotes de personajes con copyright, esto podría suponer un cambio radical.

En los meses previos a esta votación, YouTube y Twitch hicieron declaraciones inusualmente agresivas dirigidas al Artículo 13. En una carta publicada en diciembre, Twitch advirtió que “podría ser obligado a imponer filtros y medidas de monitorización a todas las cosas que suban los que residan en la UE, que obligaría a los streamers a” proporcionar información sobre la propiedad de los derechos de autor o otros pasos que demuestren que cumplen con las espinosas leyes de copyright”. La compañía también avisó a los streamers que “es muy probable que se den casos de falsos positivos debido a estas medidas, y que también se verá limitado el contenido que estará a disposición de los espectadores de la UE”. En otras palabras, incluso aunque estés retransmitiendo desde los Estados Unidos, podrías perder espectadores en Europa gracias al Artículo 13.

La semana pasada, Twitch también calificó al Artículo 13 como una “mala reforma de los derechos de autor” y publicó un video de streamers a favor de la libertad de expresión:

Advertisement

En una publicación similar, YouTube emitió una condena aún más explícita, afirmando que “el artículo 13 es una amenaza para cientos de miles de empleos, creadores europeos, empresas y artistas”, porque su aprobación convertiría el contenido de las personas normales y corrientes en un pozo sin fondo de riesgos.

“La propuesta podría obligar a las plataformas, como YouTube, a permitir solo el contenido de una pequeña cantidad de grandes empresas”, escribió la CEO de YouTube, Susan Wojcicki. “Sería demasiado arriesgado para las plataformas alojar contenido de creadores de contenido originales más pequeños, porque ahora las plataformas serían directamente responsables de ese contenido”.

Twitch, YouTube y otras compañías como Google están definiendo esto como un ataque a los creadores, y estas compañías, ahora auto-nombradas adalides de una Internet abierta, parecen ser las defensoras de la gente. Pero, en realidad, lo hacen por el dinero. El artículo 13 es una amenaza para los resultados de estas compañías tecnológicas. Afortunadamente para ellos, también es una amenaza para sus grandes bases de usuarios profesionales, que ahora estas empresas tratan de sumar para su causa. He visto a un puñado de usuarios que cree que Twitch pagará las tasas por licencias porque se preocupa mucho por su comunidad. Esto parece poco probable, pero me encantaría estar equivocado.

Advertisement

La versión de la Directiva de derechos de autor que se aprobó ayer menciona “salvaguardas a la libertad de expresión” como una forma de excepción para memes y gifs, así como reglas menos estrictas para las start-ups. Aún así, el artículo 13 tiene a todos los streamers preocupados. DansGaming dijo en Twitter que “el futuro de Twitch en la UE es incierto”, y la streamer sueca (y jefa de la comunidad de trolls más grande de Twitch) Forsen dijo que después del artículo 13 está considerando mudarse a los Estados Unidos.

El artículo 13 no se aplicará de inmediato. Los países que conforman la UE ahora deben aceptar el Artículo 13, dejando espacio para enmiendas y otros cambios. No entrará oficialmente en vigor hasta 2021.


Para estar al tanto de más noticias, síguenos en Twitter @GizmodoES