Don Justo Gallego es ya toda una institución en el municipio de Mejorada del Campo, en Madrid. Este ex-monje ha dedicado los últimos 53 años de su vida a construir una catedral en solitario. Las obras comenzaron en 1961, y aún le quedan, como poco, diez años más. El fotógrafo Denis Doyle acaba de publicar una espectacular serie de imágenes que muestran la titánica lucha diaria de este octogenario por culminar su obra.

No es la primera vez que hablamos de esta singular catedral en estas páginas. Aunque la principal preocupación de Justo es terminar el edificio, su actual misión es conseguir terminar la cúpula y los remates suficientes para que el edificio pueda acoger oficios religiosos.

La propia existencia de la catedral genera cierta pol├ęmica. La di├│cesis de Alcal├í de Henares a la que pertenece el edificio a├║n no se ha decidido a consagrar el templo, y no faltan las voces que piden su demolici├│n por considerarlo inseguro. No hay que olvidar que el se├▒or Gallego no tiene ning├║n estudio de arquitectura ni ingenier├şa. Ello no le ha impedido dise├▒ar y construir con sus propias manos un edificio complej├şsimo de 4.740 metros cuadrados, 35 metros de altura, y con dos torres de 60 metros. El uso de materiales de todo tipo para algunas de las soluciones de construcci├│n le han valido el apelativo de 'La catedral de la basura'.

El d├şa a d├şa de Justo Gallego prosigue entre ladrillos y cemento donados por una f├íbrica de la localidad. Aunque en ocasiones es ayudado por voluntarios, la mayor parte de las veces trabaja solo. A sus 88 a├▒os, quiz├í nunca llegue a ver completado el sue├▒o de su vida. [Getty Images]

Advertisement

Advertisement

Advertisement

Fotos: Denis Doyle / Getty Images