Los que suelen ver cine en lugares como un avión estarán familiarizados con la frase: Este film ha sido modificado respecto a su versión original. Ha sido recortado para adaptarse a esta pantalla. Pues bien, resulta que Netflix también recorta sus películas, sólo que no avisa de ello. Y lo peor es que el tijeretazo no es precisamente pequeño.

Advertisement

La mayor parte de salas de cine emiten las películas en relaciones de aspecto (también llamados ratios de aspecto) de 21:9 o 2.39:1. Cuando pasan a formatos domésticos, ese formato se adapta al común 16:9. Por razones que se desconocen (probablemente el uso de originales ya modificados), Netflix realiza diferentes cortes en función de la región y de la película.

Los resultados quizá pasen desapercibidos a un ojo no familiarizado con el film, pero pueden hacer llorar bajito a un amante del cine. En el Tumblr Lo que hace Netflix tenéis más ejemplos. La compañía no ha dado explicaciones todavía. [What Netflix Does vía Flavor Wire]

Original

Advertisement

Netflix

Original

Advertisement

Netflix