Los IBM Model M son una leyenda entre los teclados mecánicos, pero no son ni mucho menos los primeros teclados con ese tipo de actuadores. Mucho antes de los IBM, el fabricante alemán Cherry ya fabricaba teclas, y tenían un sonido realmente curioso.

Advertisement

Cherry patentó su primer actuador en 1959. Se trataba de un extrañísimo sistema de palanca dotado de un muelle y con el punto de contacto situado a la contra. Según la patente presentada por la compañía, el switch se activa en un punto determinado del recorrido y es imposible que falle. También está diseñado para ejercer siempre la misma fuerza independientemente de lo fuerte que apretemos la tecla.

El momento de gloria de Cherry llegó en 1984. La patente de ese año sigue usándose hoy en día con algunas modifiasciones. El diseño es tan icónico que se ha plasmado en posters, camisetas y hasta tatuajes. A día de hoy sigue siendo uno de los más utilizados en sus diferentes variantes.