El pasado 14 de noviembre, el robot Philae envió sus últimos datos y entró en reposo después de haber logrado el hito de aterrizar sobre el cometa 67P/churyumov-gerasimenko. Desde entonces la ESA ha estado tratando de dar con esta pequeña máquina sin éxito hasta ahora. Los técnicos de la Misión Rosetta creen haber encontrado por fin a Philae.

Como recordaréis, el sistema de anclajes de Philae no llegó a dispararse, y el robot rebotó varias veces sobre la superficie de 67P hasta quedar encajado en la base de un risco y entre varias rocas de gran tamaño. desde ese punto en semipenumbra, los paneles solares de Philae no captan suficiente luz como para recargar las baterías, por lo que el módulo tuvo que poner fin prematuramente a su misión.

Las esperanzas de los técnicos de la ESA están puestas en que Philae podrá recibir más luz y reactivarse a medida que se acerque más al sol. El gran obstáculo para poder monitorizar el robot en estos meses críticos es que, para empezar, no se sabe el lugar exacto dónde ha caído. Las cámaras de Philae ven rocas a su alrededor, pero eso no es suficiente como para situar el robot.

La respuesta podría estar en una serie de imágenes captadas por la cámara de alta definición OSIRIS el pasado mes de diciembre, aprovechando que Rosetta hizo una pasada a solo 18 kilémetros del cometa. A esa distancia, la cámara tiene una precisión de 34 centímetros por píxel. Tras revisar las fotos, los técnicos encargados del instrumento han localizado cinco puntos brillantes que no concuerdan con las fotos tomadas en octubre.

Afortunadamente, se conoce la trayectoria aproximada de Philae porque se pudo fotografiar la zona en la que rebotó. Con esa información, la ESA ha descartado cuatro de los cinco puntos brillantes. Queda uno, y los técnicos de OSIRIS han descartado que se trate de una anomalía en la imagen o en la propia cámara. El punto podría ser una simple elevación del terreno que se ha iluminado al acercarse al sol. La otra posibilidad es que sea el reflejo de los paneles solares de Philae que vuelven a recibir luz.

¿Significa eso que hemos encontrado a Philae? No se puede confirmar con absoluta certeza. Al acercarse al sol, 67P ha entrado en una fase muy activa de emisión de estelas de polvo y no es posible acercar a Rosetta sin riesgo de que sufra daños. La misión termina oficialmente en diciembre, así que todavía hay tiempo de revivir a Philae y volver a hacer historia. A continuación tenéis un vídeo de la agencia europea en el que muestran la posible zona dónde está Philae. [ESA vía New Scientist]

Fotos: ESA

Click here to view this adampash.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)