Si hay gente que paga porque le hagan cosquillas, o porque le disfracen de alguna figura fant√°stica para sufrir todo tipo de perversiones, ¬Ņpor qu√© no va a existir gente que quiera pagar para sufrir y experimentar el terror y la angustia m√°s extrema? Esto ocurre cada fin de semana en una caba√Īa de California.

Imagen: YouTube

B√°sicamente, en McKamey Manor, la gente paga para ser secuestrada, atada, ahogada en una bolsa de pl√°stico, golpeada, pisoteada, mantenida bajo el agua y, en esencia, todo aquello que te puedas imaginar que ocurre en una pel√≠cula de terror gore. Aunque disfrazado de casa del terror en un ‚Äútour‚ÄĚ que puede llegar a durar ocho horas (dicen que nadie lo ha conseguido), este ‚Äúparque tem√°tico‚ÄĚ se acerca m√°s a un club privado del masoquismo.

Imagen: Imgur

Sin embargo, a diferencia de otros ‚Äėlugares extremos‚Äô de esta √≠ndole, aqu√≠ no hay una palabra para terminar con todo. El que se quiera irse es libre de hacerlo, pero tendr√° que huir encontrando la salida.

Advertisement

Imagen: Image Mag

¬ŅC√≥mo funciona? La considerada entre sus fans m√°s devotos como la ‚Äúcasa embrujada m√°s espeluznante de Am√©rica‚ÄĚ solo permite a un pu√Īado de ‚Äúclientes‚ÄĚ cada fin de semana. Una vez obtenido el ‚Äúpase‚ÄĚ, se da una direcci√≥n y una hora en un punto de California. A partir de ah√≠, comienza el juego, normalmente con un ‚Äúsecuestro‚ÄĚ que los lleva a la casa.

Imagen: Image Mag

Advertisement

Entre las herramientas de estos ‚ÄúJason‚ÄĚ y ‚ÄúLeatherface‚ÄĚ y dem√°s personajes interpretados por los actores, hay de todo un poco. Los hu√©spedes puede sufrir, desde un corte de pelo no deseado mientras son agarrados entre varios, hasta un ba√Īo ‚Äúde sangre‚ÄĚ, obligados a comer sustancias desconocidas, golpes, ahogos, incluso comer tu propio v√≥mito en el caso de que vomites. En definitiva, cualquier tipo de tortura f√≠sica y emocional que se les ocurra. De hecho, los ‚Äúhu√©spedes‚ÄĚ deben firmar que aceptan estos l√≠mites.

El participante entiende completamente que muchas veces estar√°n en un estado de ansiedad de p√°nico, en el que sienten que se ahogar√°n y que pueden morir.

Advertisement

Por la casa dicen que han pasado infantes de marina, polic√≠as, motociclistas, fontaneros, amas de casa, esteticistas‚Ķ y ninguno ha logrado llegar al final del tour. YouTube tiene decenas de v√≠deos promocionales donde se puede apreciar una peque√Īa parte de lo que les espera.

La media docena de secuestradores son ‚Äúactores‚ÄĚ voluntarios que originalmente fueron invitados y ahora quieren transmitir ese sufrimiento de anta√Īo a los dem√°s. Tambi√©n hay cr√≠ticas, por ejemplo, en Facebook hay varias p√°ginas donde acusan a McKamey Manor de poner en peligro de forma imprudente a las personas, sobre todo porque ninguno de los actores est√° entrenado adecuadamente, y ante algunas situaciones de ataque de p√°nico o p√©rdida de conciencia no han sabido actuar.

Advertisement

Imagen: YouTube

Curiosamente y a diferencia de otros sitios parecidos, McKamey Manor no gana dinero con ello. Funciona como una organizaci√≥n sin fines de lucro, y el pu√Īado de visitantes que tienen cada fin de semana √ļnicamente tienen que pagar la comida para los perros de la casa.

Imagen: WC

Advertisement

El ide√≥logo de este hogar del masoquismo bajo el halo del terror es McKamey, un ex marine que comenz√≥ a realizar fiestas de Halloween para ni√Īos y finalmente acab√≥ montando una casa del horror para adultos. Como dice en su web, ‚Äúla casa da lo que ofrece: un campo de entrenamiento para el terror de la supervivencia. Se trata de crear una experiencia cinematogr√°fica. Genera ansiedad, miedo, repulsi√≥n y, finalmente, alivio, cuando sales huyendo‚ÄĚ.

Y al parecer, hay tanta gente que lo demanda, que su lista de espera cada vez es m√°s larga. [McKamey Manor, Wikipedia, DailyMail, Independent]