El Twitter de Sony Music ha despedido a Britney Spears esta ma√Īana con un infantil emoji llorando. Un minuto despu√©s, el perfil oficial de Bob Dylan ha tuiteado exactamente lo mismo. Pero Britney Spears no est√° muerta y esos tuits no eran m√°s que el en√©simo caso de hackeo en las redes sociales.

2016 ha sido un a√Īo duro con la m√ļsica. Hemos visto partir a artistas de la talla de David Bowie, Prince y George Michael, que falleci√≥ ayer a los 53 a√Īos. Pero Britney Spears no tuvo ning√ļn accidente, sigue viva y el problema ha sido, una vez m√°s, la negligencia de las marcas con la seguridad de sus contrase√Īas.

OurMine Team, el grupo que consigui√≥ tuitear desde la cuenta de Mark Zuckerberg, hab√≠a accedido la semana pasada a los perfiles de Twitter de Netflix, Marvel y la Liga de F√ļtbol Americano. Ahora tambi√©n ha hackeado la cuenta de Sony Music, pero ‚ÄĒseg√ļn una serie de tuits ya borrados‚ÄĒ solo para comprobar qui√©n hab√≠a publicado los tuits iniciales sobre la falsa muerte de Britney Spears. Tras anunciar que hab√≠a sido una IP ajena a Sony, esta recuper√≥ el control de su cuenta. Lo mismo ocurri√≥ con la cuenta de Bob Dylan.

¬ŅFueron dobles hackeos reales o OurMine d√°ndose publicidad de la manera m√°s retorcida? Qui√©n sabe. En el caso de Mark Zuckerberg, OurMine asegur√≥ haber obtenido su clave a trav√©s de la base de datos filtrada de LinkedIn, que fue robada en 2012. El grupo tambi√©n hacke√≥ en una ocasi√≥n a la web TechCrunch, que admiti√≥ repetir contrase√Īas y no utilizar autenticaci√≥n de factores m√ļltiples. Otras v√≠ctimas c√©lebres de OurMine fueron el CEO de Google, Sundar Pichai, y el actor Channing Tatum.