Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Cazadores de fósiles encontraron huesos de una ballena antigua ... y luego vieron estas marcas de mordedura

12.8K
2
1
Foto: Carlos Jaramillo

Hubo una gran agitación en la parte superior de la superficie del agua. Como una isla de carne, que una vez vivía y nadaba con gracia a través de estos antiguos mares, se balanceaba en silencio, a veces se tiraba violentamente hacia un lado o se sacudía hacia arriba por las fuerzas que tenía debajo de su cuerpo

Pelagornis miocaenus, una enorme ave marina prehistórica que da vueltas de forma perezosa sobre esta escena, puede haber notado el cadáver de la ballena en su totalidad, parcialmente expuesta al aire, pero gran parte bajo el agua. Habría visto a muchos tiburones rodeándola. Algunos de ellos agarrando bocados, sacudiendo la carne del cuerpo y alejándose. Otros pueden haber atacado a la ballena desde abajo, impulsándose sus dientes primero hacia el mamífero muerto. La cabeza y el hocico de un gran tiburón blanco solitario (Carcharodon carcharias) puede haber aparecido entre las olas, mordiendo trozos del lado de la ballena muerta.

Advertisement

Una ballena de este tamaño no se devora en un día, no importa lo hambrientos que estén los tiburones que la rodean. Con las opciones más sabrosas (la lengua y la mayor parte de la carne grasa) carcomidas, el cuerpo comenzó a desmoronarse. La cabeza se había desprendido hacía mucho tiempo, su cráneo descendía hacia el fondo marino. Otras partes fueron llevadas para ser comidas en otra parte, los huesos desechados en otros. Es posible que cualquier contenido de grasa que mantuviera el cadáver a flote se disiparía y se hundiría.

Una de las aletas de la ballena, en pedazos, ya se había hundido en la arena. Los peces antiguos pueden haberse comido los hilos de carne que todavía se aferran a los huesos expuestos. Los invertebrados marinos, como los gusanos y los briozoos, se adhirieron a lo que quedaba.

Con el tiempo, los restos de esta aleta fueron cubiertos por el fondo marino.

Esos mismos restos volvieron a ver la luz del día más de 2 millones de años después, en septiembre de 2016. El profesor Joaquín Atencio, dos de sus estudiantes, Joel Orocú y Patricio Pimentel, y el padre de Joel, Félix Orocú, descubrieron los huesos de ballena fósil expuestos cuando la marea estaba baja en la península de Burica de Panamá.

Advertisement
Foto: Los cazadores de fósiles: Félix Orocú (camisa roja); su hijo, Joel Orocú (con pala); y estudiantes del Colegio Punta Burica y la Escuela Primaria Caña Blanca. (Carlos Jaramillo)

Después de detectar los fósiles en el afloramiento costero, Atencio llamó a Carlos Jaramillo, geólogo y paleontólogo del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, que a su vez reunió a un equipo de científicos para excavarlos. Descubrieron varios huesos de ballenas fósiles desarticulados y un diente de tiburón fósil cerca.

Advertisement

La investigación sobre estos huesos culminó en un artículo publicado recientemente en la revista Palaeontologia Electrónica: “Interacciones tróficas tiburón-cetáceos durante el Plioceno tardío en el Pacífico Oriental Central (Panamá)“.

Los autores determinaron que estos huesos pertenecían a un tipo de Balaenopterid, un género de ballenas que incluye a las ballenas jorobadas y azules de hoy. Los huesos de las aletas por sí solos no son suficientes para determinar la especie exacta o el tamaño del mamífero marino, pero estos huesos en particular ofrecieron pistas tentadoras sobre los últimos momentos de este animal.

Advertisement
Gráfica: Cortés et al.

Cuando recolectamos los fósiles de ballenas”, explicó el autor principal Dirley Cortés, un paleobiólogo del Museo Redpath, Universidad McGill, “desde el principio nos sorprendió mucho el tamaño gigante de los huesos apendiculares. Después de un tiempo de inspección, nos dimos cuenta de que algunos de los huesos tenían extrañas marcas dentadas en la superficie, se nos ocurrió la hipótesis de las marcas de mordeduras de tiburones, pero nos llevó más tiempo confirmarlo”.

Advertisement

Según ellos, uno de esos huesos tiene 26 rastros de mordida separados. Estudiar tales huellas es el sello distintivo de la icnología, un campo que se especializa en los surcos, marcas, bordes e impresiones dejadas por las especies vivas. Lo que podría parecer un simple montón de grietas en el hueso antiguo para la persona promedio, se lee como un lenguaje completo para los ichnólogos, uno que proporciona una visión notable.

Algunos de los rastros de mordida muestran estas líneas paralelas muy finamente espaciadas”, dijo Anthony Martin, icnólogo de la Universidad de Emory, “lo cual es típico del tipo de daño que se obtendría de un diente aserrado. Ese daño generalmente está asociado con los tiburones.

Advertisement
Imagen: Cortés et al.

En ausencia de pruebas concluyentes de una forma u otra, los autores proponen conservadoramente que al menos dos tiburones diferentes pueden haber hurgado en esta ballena, quizás grandes tiburones blancos. Jorge Vélez-Juarbe, curador de mamíferos marinos del Museo de Historia Natural del condado de Los Ángeles, explicó que esta suposición se debe a la diferencia de tamaño entre las huellas de las picaduras.

Advertisement

El escenario descrito al comienzo de este artículo puede o no haber ocurrido realmente. Si bien los fósiles nos dicen mucho, no revelan todos los detalles. No sabemos si la ballena ya estaba muerta en el momento de las picaduras de tiburón; no sabemos si fue limpiado mientras flotaba en la superficie o si ya se había hundido y se comió en el fondo marino. Tampoco sabemos con certeza qué especies de tiburones roen su carne.

Por lo que sabemos, al final del Plioceno, hay una mezcla interesante de fauna más moderna con otros grupos más “arcaicos” o extintos”, dijo Vélez-Juarbe. “Esto, por supuesto, cambió un poco al final del Neógeno, cuando parece haber habido un evento de extinción de megafauna marina”. 

Advertisement

En otras palabras, algunas de las criaturas que vivieron en los océanos hace 3.6 millones a 2.58 millones de años son una parte muy importante de nuestro mundo hoy. Tenemos ballenas que se alimentan por filtración y grandes tiburones blancos en nuestras costas. La historia que cuentan estos fósiles es una que podemos imaginar y comprender instantáneamente.

No se sabe que los tiburones de hoy ataquen a las ballenas adultas. Si sus antepasados ​​se comportaron de manera similar, entonces es razonable suponer que los antiguos tiburones limpiaron (en lugar de matar y luego comer) esta antigua ballena. Las huellas de mordida apoyan esto.

Advertisement

La gran mayoría de los rastros de mordida en los huesos son de barrido”, dijo Martin. “En muchos casos, y creo que también en este caso, puede que no haya suficiente carne para evitar que los dientes entren en contacto con el hueso. Una vez que los dientes están en contacto con el hueso, eso significa que el hueso está expuesto o que la carne es lo suficientemente delgada como para que los dientes puedan entrar en contacto con el hueso”.

Este hallazgo es de importancia científica no solo porque pudimos contar mucho sobre los tiburones que se alimentan de ballenas [en tiempos prehistóricos], sino también por su contexto temporal. Como señalamos en el documento, la diversidad genética de los cetáceos, y especialmente los misticetos, disminuyó alrededor del límite Plioceno-Pleistoceno, un ejemplo de un evento de rotación global en la megafauna marina”, escribió Cortés en un correo electrónico. “Los mamíferos marinos fósiles, como el que se conserva aquí, serán útiles para comprender la dinámica de la fauna marina en uno de los períodos más críticos de la historia de la Tierra, la transición del Plio-Pleistoceno”.

Advertisement

Cortés enfatizó la importancia de seguir explorando la península de Burica en Panamá y otros sitios cercanos. Si bien los fósiles de ballenas son comunes en todo el mundo, los descubrimientos han sido relativamente pocos en América Central y del Sur. El espécimen de ballena descrito aquí es en realidad el primer mamífero marino registrado del Neógeno (un período que se extendió desde hace 23 millones de años hasta hace 2,58 millones de años) en la península de Burila.

Foto: Dirley Cortés, de sombrero blanco, con los fósiles de ballena. (Carlos Jaramillo)
Advertisement

Una de las razones”, ofreció Cortés, “puede ser la falta de afloramientos cenozoicos totalmente expuestos, en particular en el lado del Pacífico de América Central, lo que dificulta la prospección de esta sucesión y la obtención de datos. Otra razón importante es la cantidad de investigadores per cápita”.

Describió cómo la paleontología sigue siendo una ciencia emergente en países como Panamá y Colombia. Para ilustrar más esto, explicó que de “1 millón de ciudadanos, Colombia tiene menos de 90 científicos, de los cuales una cantidad mínima está involucrada en paleontología. Sin suficientes paleontólogos, la investigación se convierte en una forma de vida desafiante aunque privilegiada. Y el panorama para las mujeres científicas tampoco parece tan alentador”.

Advertisement

Algo que los paleontólogos siempre destacan es que no importa cuán completo sea, lo más importante es la increíble historia que los fósiles nos cuentan”, escribió Cortés.

Las historias aún por contar, los fósiles ocultos durante millones de años, están a la espera de ser encontradas.

Share This Story