El ser humano ha aprendido a estimar la probabilidad de terremotos con relativo éxito, pero de ahí a evitar sus efectos hay un trecho muy largo. Un grupo de científicos está investigando una técnica precisamente para eso, para desviar terremotos de gran magnitud como el que ha tenido lugar recientemente en Chile.

Hay, de hecho, dos estudios recientes muy similares al respecto, uno conducido por la Universidad de Marsella, y otro dirigido desde el departamento de Física de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong. Ambas investigaciones juegan con la misma idea, crear un escudo subterráneo capaz de desviar la fuerza de un seísmo de una manera similar a como el sonido o la luz se desvían al pasar por ciertos materiales.

El escudo en cuesti√≥n consiste en una ret√≠cula de tubos huecos enterrados a la misma distancia unos de otros. La franja de terreno con esta malla de huecos es capaz de desviar las ondas de sonido emitidas por un dispositivo en varios experimentos. Estas ondas son similares a las ondas s√≠smicas de Love y las de Rayleigh, que son las que se propagan por la superficie del terreno durante un terremoto, y causan la mayor parte de da√Īos.

Hasta ahora, el escudo contra terremotos es solo un modelo teórico apoyado por algunas pruebas de campo, pero los datos indican que funciona. La cuestión ahora es decidir que hacer con esa energía desviada, ya que el concepto no elimina la fuerza del terremoto, sino que la desvía para que no afecte a instalaciones sensibles como centrales nucleares. La idea del grupo de Marsella es que esta técnica pueda ser utilizada en el futuro para desviar terremotos hacia áreas no pobladas. [Physics vía Scientific American]

Advertisement

Ilustraci√≥n: S. Br√Ľl√© et al., Phys. Rev. Lett. (2014)

Foto de portada: sfam_photo / Shutterstock