Vivir en el espacio (que en nuestra civilización significa vivir en la Estación Espacial Internacional) produce cambios significativos en tu cuerpo. La columna vertebral se alarga, tu corazón trabaja menos y tu visión empeora. El astronauta Leland Melvin cuenta la experiencia de sus expediciones.

Advertisement

Para empezar, ir al espacio te hace experimentar un crecimiento repentino de hasta 5 centímetros. En el caso de Melvin, pasó de medir 1,80 a tener 1,83 metros de altura. Esto es porque la gravedad en la Tierra comprime las vértebras de la columna vertebral, mientras que en microgravedad o gravedad 0 la columna se estira (con el consecuente crecimiento en altura).

‚ÄúDespu√©s de que mi columna vertebral se alargara, me fui a la cama y sent√≠ un dolor en la parte baja de la espalda. Tuve que hacerme un ovillo para aliviar el dolor y que la columna se estirara todav√≠a m√°s‚ÄĚ explica Melvin.

Advertisement

Sin gravedad, el coraz√≥n se hace m√°s peque√Īo porque no necesita bombear tan fuerte para que la sangre llegue hasta las extremidades. Los fluidos de tu cuerpo se mueven con m√°s facilidad, as√≠ que las paredes musculares del coraz√≥n acaban ‚ÄĒliteralmente‚ÄĒ encogiendo.

El espacio tambi√©n afecta a la visi√≥n de muchos astronautas porque la presi√≥n intracraneal disminuye y el tama√Īo de los ojos puede cambiar. Por eso los astronautas tienes gafas de distinta graduaci√≥n a bordo de la ISS.

Advertisement

Por su parte, los huesos pierden calcio y se vuelven m√°s fr√°giles. Para evitar que se atrofien, los astronautas tienen que hacer ejercicio en una cinta de correr (atados a la m√°quina). [Great Big Story]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)