Gillete acaba de presentar su última innovación en algo que millones de hombres en el mundo hacemos cada mañana: afeitarnos. Para muchos la maquinilla es casi tan importante como el smartphone, así que, ¿qué hay de nuevo en este mundo? La idea: un mango que gira, un invento que Gillete ha bautizado como FlexBall Technology. La compañía asegura que es su mayor creación en los últimos años. Suena bien, pero no me ha convencido.

No me malinterpretéis. Es una maquinilla bonita y curiosa. Su pomposo nombre es Fusion ProGlide con Tecnología FlexBall y la comenzarás a ver en los próximos meses en casi cualquier tienda que pises en tu país. En EE.UU. se venderá desde 11,5 dólares para la versión manual y 12,5 para una con batería. Pese al nombre, en realidad solo cambia el mango. El cabezal de la maquinilla sigue siendo el mismo que Gillete viene utilizando desde 2006, de cinco hojas. Pero la compañía asegura que la introducción de la tecnología FlexBall es el mayor avance en la categoría precisamente desde el lanzamiento de cabezales con cinco hojas.

Veamos. El principal cambio, como decimos, es que ahora el cuerpo gira. Las maquinillas de Gillete y de otros fabricantes ya lo hacían, pero ahora esta gira aún más. Se mueve de forma parecida a como lo hace tu muñeca. El objetivo es que el afeitado sea más efectivo. Gillete asegura que ese movimiento hace que la maquinilla afeite a la primera un 20% más de pelo y lo corte 23 micras más corto. Más o menos, la mitad del grosor de un cabello humano.

La compañía asegura que otra de las (curiosas) ventajas de esta maquinilla es que nos dejará afeitarnos sin tener que hacer las típicas muecas grotescas delante del espejo para adaptar nuestra cara a las hojas. El aparatito lo hará solo. ¿Convencido?

Advertisement

No deberías. Casi dos semanas antes del anuncio de Gillete, varios medios como el WSJ o New York Magazine se adelantaron al asegurar que la "innovación" de la compañía no era más que un truco de marketing, una novedad absurda para hacernos creer que nuestras maquinillas de toda la vida están más viejas de lo que parecen. Después de probarla, sinceramente, es imposible decir lo contrario.

Me afeité con la nueva maquinilla en una sala llena de extraños en el evento de presentación de Gillete. Se supone que ni siquiera tendría que mover mi cara para afeitarme, pero al final acabé haciéndolo de la misma manera que lo llevo haciendo durante años.

Yo soy de los que utiliza una de esas antiguas y fiables Gillette Mach 3. La he tenido desde el instituto y, aunque al principio piqué con el tema de los cabezales de cinco hojas, al final acabo siempre volviendo a la Match 3. Comprar nuevos cabezales sale más barato y el afeitado es tan bueno como con los de 5 hojas.

Advertisement

En definitiva, afeitarse con este nuevo invento funciona, no hay ninguna queja, pero no hace nada mejor de lo que hará tu actual maquinilla. Al final es solo una excusa para gastarte más dinero y, desde luego, no lo justifica. Acabarás dejándote esquinas sin afeitar e incluso cortándote, igual que siempre. Es lo que tiene la "tecnología" de andar por casa: la innovación no es siempre lo que parece.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)